Esta receta también se puede preparar con pollo.
1 gallina
2 cebollas
½ cabeza de ajos
1 y ½ vasos de vino blanco
azafrán en hebra
1 ramito de perejil
1 hoja de laurel
1 cucharadita de pimentón
zumo de un limón
50 grs. de almendras tostadas
25 grs. de piñones
2 yemas de huevo duro
pimienta
2 vasos de aceite de oliva
agua y sal
Calorías 232 kcal / 100gr
Proteína 17.3 gr / 100gr
Grasa 18 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La gallina es un clásico en la cocina española. Hoy la preparamos en pepitoria. Esperamos que os guste.

Gallina en pepitoria

 Así lo cocinamos

Limpiamos y troceamos la gallina. Salpimentamos y reservamos.

Ponemos a freír los ajos pelados pero enteros. Cuando estén fritos los trituramos en el mortero junto con el pimentón.

Pochamos la cebolla en el mismo aceite de los ajos e incorporamos la gallina. Rehogamos durante diez minutos.

Agregamos el perejil, el laurel, los ajos, el pimentón que teníamos en el mortero y el azafrán en hebra. Rehogamos un minuto y añadimos el zumo de limón y el vino. Cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego lento durante una hora aproximadamente hasta que la gallina esté tierna.

Tomamos de nuevo el mortero y machacamos las almendras junto con las dos yemas de huevo duro. Cuando la gallina esté casi tierna incorporamos esta mezcla junto con los piñones, y dejamos cocer todo durante cinco minutos más.

Servimos en cazuela de barro acompañada de una rebanada de pan frito.

 Trucos y Consejos

Esta receta también se puede preparar con pollo.

 Información Nutricional

La carne de gallina es un alimento con un significativo aporte de ácidos grasos poliinsaturados, ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos saturados, proteínas, vitaminas B3 y B6, calorías y colesterol.

El resto de nutrientes presentes en este alimento, en menor medida, ordenados por relevancia de su presencia, son: agua, fósforo, selenio, yodo, vitamina B2, cinc, vitamina B, potasio, magnesio, hierro, sodio, vitamina C, vitamina B9, vitamina E, retinol, vitamina B12, vitamina A, vitamina D y calcio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina