Puedes variar la guarnición sirviendo el gazpacho con unos trocitos de manzana.
250 ml. de aceite
250 grs. de pan del día anterior
100 grs. de piñones crudos y pelados
1 diente de ajo
vinagre
agua y sal
Calorías 673 kcal / 100gr
Proteína 13.6 gr / 100gr
Grasa 63.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.9 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Sopas y cremas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy proponemos una nueva versión del típico gazpacho andaluz. En este caso lo preparamos con piñones. Esperamos que os guste.

Gazpacho de piñones

 Así lo cocinamos

Batimos bien todos los ingredientes del gazpacho de piñones, con cuidado de no pasarnos en la sal y el vinagre, obteniendo una mezcla parecida a la mahonesa.

Añadimos agua y rectificamos de vinagre y sal hasta obtener el punto adecuado.

Servimos el gazpacho de piñones muy frío, acompañado de trocitos de pan frito.

 Trucos y Consejos

Puedes variar la guarnición sirviendo el gazpacho con unos trocitos de manzana.

 Información Nutricional

Los piñones pertenecen al grupo de los frutos secos. Es un alimento muy rico en hierro, cobre, magnesio, zinc, potasio y fósforo. No contiene azúcar. Entre las vitaminas destancan: A, B1, B2, B3, B5, B6, B9, C, E, y K.

Los piñones son muy calóricos, energéticos, poseen una buena cantidad de proteínas y, además, también contienen ácidos grasos esenciales como lo son los omega 3 y 6.

Al ser un alimento rico en potasio y bajo en sodio, ayuda a una buena circulación sanguínea y de los fluidos corporales, regulando la presión arterial, y previene de enfermedades reumáticas y artrosis, además de ser beneficioso para personas que sufren hipertensión.

El alto contenido en zinc del piñón facilita a nuestro organismo la asimilación y el almacenamiento de la insulina. El zinc contribuye a la madurez sexual y ayuda en el proceso de crecimiento, además de ser favorable para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas y ayuda a metabolizar las proteínas, así como a combatir la fatiga, e interviene en el transporte de la vitamina A a la retina.

Asimismo, el piñón es rico en fósforo, lo que ayuda a mantener nuestros huesos y dientes sanos, así como una piel equilibrada, regulando su PH natural. Este mineral contribuye también a mejorar las funciones biológicas del cerebro.

Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo del piñón ayuda a superar el estrés y la depresión. Los alimentos ricos en vitamina B1 o tiamina son muy recomendables en periodos de embarazo o lactancia y también después de operaciones o durante periodos de convalecencia.

Tiene elevada cantidad de vitamina E, beneficiosa para nuestro sistema circulatorio. También tiene propiedades antioxidantes, es beneficioso para la vista y puede ayudar en la prevención de la enfermedad de Parkinson.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina