El guisante está compuesto en su mayor parte por proteínas vegetales e hidratos de carbono complejos (almidón), lo cual lo convierte en un alimento muy energético
400 gr. de guisantes
100 gr. de cebolleta fresca
100 gr. de jamón serrano en taquitos
aceite de oliva
½ vaso de manzanilla de Sanlúcar
un vaso de agua y sal.
Calorías 90 kcal / 100gr
Proteína 6.8 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 11.4 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Este plato de origen romano puede servirse como plato principal o como guarnición de otras comidas. Además, si la materia empleada es de primera calidad obtendremos una delicia de plato, delicado y elegante.

 Así lo cocinamos

Primero escalda los guisantes en una cazuela con agua hirviendo y un poco de cebolla. Una vez tengamos los guisantes casi cocidos, los escurrimos y refrescamos en agua con hielo. Con ello, además de precocer los guisantes, vamos a conseguir que éstos muestren todo su color.
Ahora pon a pochar la cebolleta en una cazuela a fuego suave. Cuando ésta tenga un aspecto translúcido, añade los guisantes el jamón en taquitos, la manzanilla y el agua.
Deja cocer a fuego suave durante 10 minutos o hasta que los guisantes queden bien tiernos.
Servimos al momento caliente, aunque también podemos darles un golpe de calor con el gratinador.

Para la elaboración de esta receta lo ideal es que los guisantes sean frescos, pero como la temporada es tan corta y éstos tienen un precio tan elevado, también podemos emplear guisantes ultracongelados o, en última instancia, guisantes en conserva.

 Trucos y Consejos

Lo ideal es acompañar estos guisantes con un huevo esclafado: Pon agua, sal y una buena cantidad de vinagre en una cazuela. Cuando el agua esté a punto de hervir, casca un huevo y échalo con mucha delicadeza en esta agua. Una vez la clara haya cuajado, sácalo con una espumadera y pásalo a un recipiente con agua y hielo para cortarle la cocción.

 Información Nutricional

El guisante está compuesto en su mayor parte por proteínas vegetales e hidratos de carbono complejos (almidón), lo cual lo convierte en un alimento muy energético.
Además, su piel va a aportar una buena cantidad de fibra.
Destaca sobre el resto de legumbres por su elevado contenido en vitamina B1.
Al acompañarlos con jamón, obtenemos un plato muy completo en cuanto a proteínas y grasas, por lo que se complementa perfectamente con una ensalada vegetal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina