Los guisantes son unas legumbres muy saludables que hoy preparamos con patatas y avellanas. Esperamos que os guste la mezcla.
1/2 kg. de guisantes
1/2 kg. de patatas
1 cebolla
50 grs. de avellanas
2 dientes de ajo
aceite de oliva
agua y sal
Calorías 90 kcal / 100gr
Proteína 6.8 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 11.4 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Los guisantes son unas legumbres muy saludables que hoy preparamos con patatas y avellanas. Esperamos que os guste la mezcla.

Guisantes rehogados con patatas y avellanas

 Así lo cocinamos

En una olla con agua y un poco de sal cocemos brevemente los guisantes sin sus vainas.

Mientras, en una sartén con aceite de oliva, ponemos a freír la cebolla y los dientes de ajo picados, junto con las patatas peladas y troceadas.

Cuando el sofrito esté en su punto incorporamos los guisantes y las avellanas levemente majadas en el mortero. Rectificamos de sal. Rehogamos todo durante cinto minutos y servimos.

 Trucos y Consejos

Si quieres convertir este plato en un revuelto, añade un par de huevos batidos y continúa rehogando hasta que cuajen.

 Información Nutricional

Los guisantes poseen propiedades beneficiosas para la circulación de la sangre. Al igual que otras legumbres, son capaces de impedir la formación de placas en las arterias causantes de la aterosclerosis o mala circulación.

Igualmente se ha comprobado que los guisantes poseen propiedades hipercolesterolímicas, es decir, que son capaces de disminuir el colesterol malo de la sangre. Todo ello, sumado a sus propiedades vasodilatadoras, convierte a esta legumbre en un buen aliado para la salud del corazón.

El consumo frecuente de guisantes previene enfermedades cardiovasculares tan importantes como la angina de pecho o el infarto de miocardio.

Entre los muchos componentes que intervienen en esta propiedades cabe mencionar su riqueza en vitamina C (acido ascórbico), en minerales como el calcio y el magnesio, en fibras solubles, así como en ácidos (fítico, málico, oleico y linoleico, principalmente), en genisteína y en lecitina.

Los guisantes contienen soja y una cantidad elevada de magnesio, necesario para la síntesis de las proteínas. Tampoco se puede olvidar la riqueza en hierro, calcio y fósforo. Son, además, muy ricos en vitaminas del grupo B, las más adecuadas para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina