Podemos completar este guiso añadiéndole unos caracoles.
1 kg. de patas de centollo
1 conejo de 1 kg.
2 cebollas
1 tomate maduro
1 puñado de almendras
3 avellanas
2 rebanadas de pan
unas hebras de azafrán
2 hojas de laurel
1 ramita de tomillo
1 palo de canela
1 vasito de vino rancio
perejil
aceite de oliva
sal y pimienta negra.
Calorías 88 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 5.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Hoy os presentamos un guiso que une los sabores del mar y la montaña. Esperamos que os guste.

 

 

Guiso de centollo y conejo

 Así lo cocinamos

Lavamos bien las patas de centollo y las troceamos. Limpiamos también la carne de conejo y la cortamos en trozos.

Ponemos un chorreón de aceite de oliva en una cazuela de barro y lo calentamos bien. Freímos el pan y lo reservamos.

En el mismo aceite freímos los trozos de conejo salpimentados, incluido el hígado, hasta que estén doraditos. Retiramos medio hígado y añadimos entonces las cebollas picadas.

Rehogamos hasta que esté bien sofrita. Incorporamos entonces el laurel, el tomillo y la canela y el tomate pelado y picado. Cocinamos durante 5 minutos.

Incorporamos ahora las patas de centollo, añadimos un poco de agua y continuamos con la cocción.

Mientras tanto, ponemos en un mortero el medio hígado que habíamos reservado, el pan frito, el azafrán y los frutos secos y lo machacamos todo. Lo mojamos con el vino, removemos bien y lo echamos en la cazuela. Cocemos durante 10 minutos más y retiramos del fuego.

 

 Trucos y Consejos

Podemos completar este guiso añadiéndole unos caracoles.

 Información Nutricional

El centollo es un marisco de la familia de los crustáceos que destaca por su contenido en proteínas y minerales como yodo, sodio y potasio. En general, los mariscos están desaconsejados en caso de hiperuricemia o gota por su aporte de purinas.

Por su parte, la carne de conejo se caracteriza por su bajo contenido graso, por lo que su consumo está especialmente indicado para aquellas personas que están siguiendo dietas de control de peso. El conejo es además una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico.

Datos nutricionales del conejo:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina