los guisos de este tipo, combinados con vegetales, son una opción saludable
1 ½ kilo de cordero
100 gr. de cebolla
100 gr. de tomate
½ vaso de vino blanco
sal
pimienta
perejil
una ramita de tomillo fresco
1 hoja de laurel
1 diente de ajo
1 vaso de aceite de oliva
100 gr. de zanahorias
4 patatas
1 taza de caldo de carne
100 gr. de guisantes.
Calorías 266 kcal / 100gr
Proteína 26 gr / 100gr
Grasa 17.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

El cordero es una de las carnes más sabrosas y utilizadas en la cocina tradicional española. Este guiso es muy sencillo de elaborar y respeta el intenso sabor de esta carne. Además, el tomillo le aporta a este plato un aroma a campo exquisito.

Guiso de cordero con guisantes y tomillo

 Así lo cocinamos

Corta el cordero en trozos no muy grandes y dóralos en una cazuela con la mitad del aceite indicado.
Desecha el aceite y donde hemos dorado el cordero, así como la grasa que ha soltado éste. Reserva el cordero troceado.
Vierte el resto del aceite en la misma cazuela y pocha en ella la cebolla y el ajo finamente picados.
Una vez la cebolla esté bien tierna, añade los tomates pelados y picados.
Condimenta con la sal, la pimienta, el laurel, el perejil y el tomillo. Cocina este sofrito durante unos minutos y vierte el vino.
Incorpora a la cazuela el cordero troceado, las zanahorias laminadas y las patatas cascadas.
Es el momento de verter el caldo caliente y cocinar a fuego suave, con la tapadera puesta, durante 20 minutos.
Incorpora los guisantes y sigue cocinando hasta que el cordero esté bien tierno.

 Trucos y Consejos

Consume este guiso al día siguiente de su elaboración, así los sabores se habrán asentado y estará mucho más sabroso.

 Información Nutricional

El cordero es una de las carnes más grasas, aunque si el guiso se elabora con poco aceite, la combinación de cordero con patatas y verduras es todo un acierto dietético y gastronómico, y se obtiene un plato completo desde el punto de vista nutritivo.
Las patatas y los guisantes proporcionan los hidratos de carbono complejos, las proteínas vienen dadas por el cordero, el aceite aporta vitaminas además de “grasa buena”, y las verduras enriquecen el plato en minerales, vitaminas y fibra. En general, tendemos a abusar de la proteína animal, por lo que los guisos de este tipo, preferentemente con carnes magras, combinadas con vegetales, son una opción saludable.
Así, con un primer plato de ensalada o verdura y fruta de postre, se consigue un equilibrado menú. A pesar de ser un plato más calórico de los que se recomienda en caso de exceso de peso, consumido esporádicamente y siendo comedido en la cantidad.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina