El choco contiene propiedades nutritivas similares al pescado y un adecuado balance de grasas, fundamentalmente insaturadas
1 kg. de choco limpio y troceado
2 cebollas
2 dientes de ajo
2 tomates maduros
2 patatas medianas
1 hoja de laurel
1 pimiento verde
200 gr. de habas frescas desgranadas
una cucharada de pimentón dulce
unos granos de pimienta negra
½ vaso de vino blanco seco
aceite de oliva y sal.
Calorías 390 kcal / 100gr
Proteína 23.5 gr / 100gr
Grasa 0.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 60 gr / 100gr
Índice glucémico 40

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

El siguiente plato que os proponemos hoy consiste en un sabroso guiso de choco guisado con habitas, un plato típico de Huelva, sencillo de elaborar y muy completo desde el punto de vista nutricional. Que salga rico!

 Así lo cocinamos

En primer lugar, dora el choco troceado en una cazuela con un poco de aceite de oliva.
Cuando el choco esté bien dorado, añade la cebolla y el ajo, todo ello bien picado.
Una vez la cebolla se encuentre bien pochada, agrega el pimiento y continúa rehogando durante 5 minutos.
Ahora añade el pimentón y los tomates rallados. Sigue sofriendo hasta que el tomate esté bien cocinado.
Vierte ahora el vino blanco y sube el fuego para que se evaporen los alcoholes.
Es el momento de incorporar a la cazuela las patatas troceadas y las habas.
Cubre con agua, incorpora la el laurel y deja cocinar a fuego suave hasta que las patatas estén cocidas.

 Trucos y Consejos

Para que el guiso quede más sabroso, puedes sustituir el agua por fumet o caldo de pescado.

 Información Nutricional

El choco contiene propiedades nutritivas similares al pescado y un adecuado balance de grasas, fundamentalmente insaturadas. El agua es abundante en este molusco, al igual que las proteínas. De escaso valor calórico, el choco contiene vitamina B3 y B12, fósforo, potasio y magnesio. 
Las habas aportan hidratos de carbono, proteínas, fósforo, magnesio y hierro, siendo estos valores más altos en el haba seca que en la fresca. El aporte de hidratos de carbono oscila entre un 55 ó 60%, siendo normalmente el almidón el componente mayoritario. Su elevado aporte de fibra facilita la movilidad intestinal y evita la retención fecal en el organismo, aunque también favorece la flatulencia. El contenido en grasa de las habas es casi nulo. Es buena fuente de vitaminas del complejo B. En cuanto a los minerales, destacan el potasio, el fósforo, el magnesio y el zinc, además de una cantidad apreciable de hierro.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina