Un guiso de caza con mucho color
1 liebre
30 gr. de manteca de cerdo (se puede sustituir por 1 dl. de aceite de oliva de 1º)
250 gr. de cebolla
250 gr. de tomates
2 pimientos morrones
1 vaso de vino tinto crianza
1 vaso de agua
1 hoja de laurel
pimentón y sal.
Calorías 114 kcal / 100gr
Proteína 21.6 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

 Así lo cocinamos

Troceamos la liebre, la cual habremos limpiado previamente.
Picamos la cebolla muy fina. Los pimientos, una vez los hayamos asado en el horno, los pelaremos y cortaremos en juliana.
Pelamos los tomates. Para ello, les haremos un par de cortes, formando una cruz, y los escaldaremos, es decir, los introduciremos en agua hirviendo durante 30 segundos. Pasado ese tiempo, los sumergimos en agua con hielo (esto hará que la piel se desprenda con mayor facilidad). Ya podemos pelarlos, extraerles las semillas y trocearlos.

Sofreímos la cebolla picada en una cazuela con la manteca derretida. Sazonamos con sal y dos cucharadas de pimentón. Incorporamos ahora la liebre troceada y la doramos hasta que coja un bonito color. Añadimos ahora el vino tinto, el agua y el laurel. Colocamos la tapadera y dejamos cocer a fuego lento durante 2 horas. Si observamos que el guiso se va quedando seco, añadiremos agua. Pasadas las dos horas, añadimos el tomate picado y el pimiento en tiras. Dejar cocer durante 20 minutos más. Ponemos a punto de sal y presentamos en la misma cazuela. Lo ideal es que la cazuela en la que vayamos a servirla sea de barro. Le proporciona un aire rústico a la receta y, además, mantiene mejor el calor.

 Trucos y Consejos

A la hora de incorporar el pimentón a la cazuela, es conveniente bajar el fuego. El pimentón se quema con mucha facilidad y le da un sabor amargo a los platos que no es nada agradable.

 Información Nutricional

La carne de liebre, al igual que la del conejo, es rica en proteínas con un bajo contenido en grasas. Su nivel de purinas es alto, por lo que su consumo excesivo aumenta los niveles de ácido úrico en la sangre. Aporta vitaminas del grupo B, incluyendo la B12 o Cobalamina, esencial para la síntesis de la hemoglobina y la elaboración de células. También es rica en calcio y hierro.
Se aconseja acompañar el plato con una buena ración de verduras, como en este caso. La manteca de cerdo se puede sustituir por grasa vegetal para que el plato sea del todo saludable y apto para todos los estómagos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina