Para preparar un plato más ligero, podemos eliminar los huevos.
2 kg. de habas
3 tomates
2 dientes de ajo
2 cebollas grandes
½ kg. de alcachofas
1 trozo de miga de pan
½ vaso de aceite de oliva virgen
4 huevos
hierbabuena
laurel
perejil
comino
pimienta negra en grano
azafrán
cominos
sal y agua
Calorías 390 kcal / 100gr
Proteína 23.5 gr / 100gr
Grasa 0.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 60 gr / 100gr
Índice glucémico 40

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos un saludable plato a base de verduras y legumbres: unas habas con alcachofas. Esperamos que os guste.

Habas con alcachofas

 Así lo cocinamos

Ponemos en una olla a hervir las habas limpias con agua hasta que estén tiernas.

Doramos la miga de pan y la reservamos.

En un perol hacemos un sofrito con las cebollas, los tomates y los ajos previamente pelados y cortados en trozos pequeños. Movemos para que no se queme y echamos laurel, perejil y hierbabuena. Dejamos cocer unos cinco minutos.

A continuación, pelamos y dejamos sólo los corazones de las alcachofas, que cortamos por la mitad. Las añadimos al sofrito que tenemos en el fuego. Cubrimos con agua y dejamos hervir para que se vaya consumiendo el caldo poco a poco, hasta quedar en la mitad.

En un mortero machacamos la miga de pan, pimienta, comino y azafrán. Una vez majado, echamos un poco de agua y movemos para mezclar todos los ingredientes. Los incorporamos al perol y dejamos todo en cocción durante unos cinco minutos.

Hacemos sitio entre las habas y las alcachofas y echamos los huevos, uno a uno, para que se cuajen.

Retiramos del fuego las habas con alcachofas y dejamos reposar un par de minutos antes de servir.

 Trucos y Consejos

Para preparar un plato más ligero, podemos eliminar los huevos.

 Información Nutricional

Las habas son abundantes en calorías y proteínas, contienen vitaminas A, B1, B2, C y E. También contienen minerales como potasio, fósforo, sodio, calcio, hierro, magnesio y zinc. Están compuestas, además, por antioxidantes, lecitina, colina, hidratos de carbono, fibra y beta carotenos.

El valor nutritivo de las habas es distinto si son frescas o secas. Las habas secas tienen mayor cantidad de hidratos de carbono y proteínas, por lo que su valor energético es elevado, favorecen el tránsito intestinal, se pueden emplear como depurativas, diuréticas y antirreumáticas.

El consumo de habas como alimento es útil para eliminar grasa de las arterias, disminuyendo el colesterol. Su contenido en lecitina y colina ayuda a mejorar los síntomas del alzhéimer.

Las habas tostadas se comen para acrecentar y conservar la memoria, siendo apropiadas especialmente para los estudiantes. En los casos de convalecencia y desnutrición un cocimiento con este ingrediente suministra vigor y aumenta el peso de los pacientes.

El cocimiento de las habas es eficaz para combatir la formación de cálculos en las vías urinarias o biliares, para lo cual se tomará por tazas. La infusión de las habas tostadas es magnífica contra la gripe y el asma.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina