El plato se completa con jamón ibérico, que va a aportar al plato una buena cantidad de proteínas de gran biológico
4 huevos, 200 gr. de jamón ibérico. Para la bechamel de espinacas: 50 gr. de mantequilla, 50 gr. de harina, ½ litro de leche, 1 bolsa de espinacas.
Calorías 162 kcal / 100gr
Proteína 12.6 gr / 100gr
Grasa 12 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Huevos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Os presentamos a continuación una manera diferente de consumir los clásicos huevos con jamón. Se trata de una receta rica en grasas y proteínas, por lo que se va a complementar perfectamente con una ensalada vegetal.

Huevos en cazuela con bechamel de espinacas y jamón ibérico

 Así lo cocinamos

Para la bechamel de espinacas, funde la mantequilla en una sartén. Una vez fundida, añade la harina y rehoga el conjunto hasta que esta última comience a tostar. Añade ahora la leche y las espinacas, las cuales habremos escaldado previamente. Cocina el conjunto hasta que la mezcla pierda el sabor a harina y pon a punto de sal y pimienta.
Reparte la bechamel de espinacas en cuatro cazuelas de barro individuales, casca un huevo sobre cada una de éstas e introduce en el horno calentado a 180ºC hasta que la clara del huevo esté cuajada.
Saca del horno y cubre cada cazuela con el jamón ibérico cortado en juliana.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, puedes espolvorear un poco de queso parmesano sobre la bechamel, que quedará estupendo al gratinarlo.

 Información Nutricional

Los huevos son alimentos ricos en proteínas de alto valor biológico presentes en su clara, y en grasa saturada, vitaminas liposolubles y colesterol que se encuentran en la yema. En esta receta los huevos se cocinan en el horno, por lo que su contenido graso no va a verse incrementado.
En la bechamel intervienen ingredientes como la harina y la mantequilla, que van a enriquecer esta salsa con energía procedente de los hidratos de carbono complejos y grasa, respectivamente. Por ello, nos encontramos ante una salsa algo calórica, si bien se puede reducir el contenido graso de la receta si empleamos leche desnatada.
El plato se completa con jamón ibérico, que va a aportar al plato una buena cantidad de proteínas de gran biológico.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina