El magret de pato y, en general, la carne de este ave, se caracteriza por su alto contenido en grasas saturadas
2 pechugas o magrets de pato
2 kilos de sal gruesa
2 dientes de ajo
pimienta en grano machacada.

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Hoy os enseñamos a hacer vuestro propio jamón de pato, un producto exquisito que se convierte en un perfecto aperitivo para ofrecer a tus invitados.

 Así lo cocinamos

En primer lugar, limpia las pechugas, dejando parte de la grasa que contienen.
Ahora pica el ajo muy fino y lo colocamos sobre toda la superficie de las pechugas. Cúbrelas completamente con sal gruesa e introdúcela en el frigorífico durante un día.
Al día siguiente, retírales la sal, lávalas y sécalas con un paño de cocina.
Imprégnalas con la pimienta y cuélgalas por una de las esquinas durante quince días en un lugar fresco y seco.
Transcurridos los quince días, descolgamos las pechugas y las cortamos en lonchas muy finas.

 Trucos y Consejos

Para que el resultado sea bueno, es fundamental que el lugar donde curemos el jamón sea, como dijimos, fresco y seco.

 Información Nutricional

El magret de pato y, en general, la carne de este ave, se caracteriza por su alto contenido en grasas saturadas, cuyo exceso van a elevar los niveles de colesterol en sangre. Es además una carne muy calórica, por lo que su consumo está desaconsejado para personas obesas o que estén siguiendo una dieta de control de peso. Pero también es un alimento muy rico en proteínas, hierro y fósforo, así como en vitaminas del grupo B.
En esta ocasión, lo hemos curado con sal para conseguir así un delicioso jamón de pato. Precisamente por haber sido curado con sal, deberán moderar su consumo aquellas personas que tengan problemas de hipertensión.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina