La mayor parte de la grasa del codillo se localiza bajo su piel
2 codillos frescos de jamón ibérico
1 cabeza de ajos
2 hojas de laurel
1 cucharada de pimienta negra en grano
250 ml. de vino blanco
1 manojo de espárragos verdes
1 bandeja de tomates cherry
sal
pimienta y aceite de oliva.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Os cocinamos a continuación un suculento codillo de cerdo al horno. Esta parte del cerdo resulta verdaderamente sabrosa y, acompañado por los espárragos y los tomatitos, conseguimos un plato de lo más equilibrado.

Jamoncito de cerdo ibérico braseado

 Así lo cocinamos

Lo primero que debemos hacer es salar y dorar los codillos en una sartén a fuego fuerte con unas gotas de aceite de oliva. Colócalos en una bandeja de horno junto con los ajos, el laurel y la pimienta. Introducimos en el horno precalentado a 170ºC. Transcurridos 10 minutos, regaremos con el vino e iremos añadiendo agua de vez en cuando para que nos quede bien jugoso.
Introduce los espárragos en una cazuela con agua hirviendo y sal. Una vez estén los espárragos “al dente”, los sacaremos de la cazuela y los enfriaremos en agua con hielo.
Escurre bien los espárragos y saltéalos a fuego vivo en una sartén con unas gotas de aceite. Añadimos los tomatitos y reservamos.
Una vez estén listos los codillos, los emplataremos y colocaremos alrededor de estos el salteado de espárragos y los tomatitos.
Rocía los codillos con un poco de su propio jugo de asado.

 Trucos y Consejos

El codillo es una pieza que, debido a su grosor, tarda bastante tiempo en cocinarse. Por ello, conviene ir regándolo frecuentemente con sus propios jugos para que nos quede bien doradito por fuera y bien cocinado en su interior.

 Información Nutricional

Desde siempre se ha pensado que la carne de cerdo es una de las más grasas. Pero conviene saber que la mayor parte de ésta se localiza bajo la piel, lo que hace muy fácil su eliminación. Por ello, el consumo de este tipo de carnes no tiene por qué restringirse para aquellas personas que sufren problemas de sobrepeso, o que estén siguiendo dietas de control de peso.
El plato se equilibra con la presencia de espárragos y tomatitos, los cuales van a enriquecer la receta con una buena cantidad de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, grandes aliadas de la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina