Si no quieres utilizar judías cocidas de bote, puedes cocinarlas secas, pero tendrás que dejarlas en remojo unas 8 horas y aumentar considerablemente el tiempo de cocción.
2 botes de judías blancas cocidas
2 muslos de pato confitado
200 gr. de repollo
2 tomates maduros
3 dientes de ajo
1 cebolla
1 vaso de vino blanco
1 hoja de laurel
perejil
sal y aceite de oliva.
Calorías 37 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.2 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Hoy os proponemos un plato de legumbres diferente. Lo vamos a cocinar en poco tiempo y le vamos a añadir pato confitado. Todo un lujo para el paladar y sin demasiadas complicaciones.

 Así lo cocinamos

En una sartén calentamos los muslos de pollo para separarlos de la grasa. Los escurrimos, deshuesamos, troceamos y reservamos.

En una cazuela ponemos un poco de la grasa del pato y sofreímos la cebolla y los ajos picaditos. Cuando la cebolla esté pochada, añadimos los tomates pelados y troceados, el repollo cortado en juliana y el laurel. Lo rehogamos todo durante cinco minutos, regamos con el vino blanco y dejamos que hierva para que se evapore el alcohol.

Escurrimos las judías y las echamos en la cazuela. Ponemos también el pato troceado y añadimos un poco de agua para que no quede seco. Cocinamos durante 10 minutos más, a fuego medio y retiramos del fuego. Espolvoreamos con perejil picado y servimos.

 Trucos y Consejos

Si no quieres utilizar judías cocidas de bote, puedes cocinarlas secas, pero tendrás que dejarlas en remojo unas 8 horas y aumentar considerablemente el tiempo de cocción.

 Información Nutricional

Las judías poseen un contenido graso muy escaso y una gran concentración de agua, lo que hace que su contenido calórico sea muy reducido. También son ricas en fibra e hidratos de carbono, por lo que este plato será muy energético.

El pato, por su parte, la carne de pato es rica en proteínas, hierro y fósforo, así como en vitaminas del grupo B. Sin embargo, el pato se caracteriza por su alto contenido en grasas saturadas, cuyo exceso va a elevar los niveles de colesterol en sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina