El mejillón es un marisco muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia
8 filetes de lenguado
400 gr. de brócoli
1 kg. de mejillones
1 cebolleta
100 ml. de nata
una nuez de mantequilla
sal
pimienta
cebollino fresco.
Calorías 84 kcal / 100gr
Proteína 17.5 gr / 100gr
Grasa 1.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El lenguado posee una carne blanca y suave, lo cual hace que sea un pescado muy apreciado entre los consumidores. En esta receta lo acompañamos con brócoli y mejillones, consiguiendo así una receta muy completa desde el punto de vista nutricional. Que salga rico!

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será limpiar los mejillones, es decir, les quitaremos las “barbas” y las incrustaciones de las conchas. Ahora colócalos en una cazuela con un chorrito de agua, pon la tapadera y lleva al fuego. Una vez se hayan abierto todos los mejillones, retíralos del fuego, saca la carne y reserva.

Para la salsa: Pica la cebolleta y sofríela en una sartén con la mantequilla. Cuando la cebolleta se encuentre bien pochada, añade la nata y 100 ml. de caldo de mejillones previamente colado. Salpimenta y deja cocer a fuego suave hasta que la salsa espese un poco.

El brócoli lo separaremos en ramilletes y lo coceremos en una olla con abundante agua hirviendo y una pizca de sal hasta que queden “al dente”.

Por otra parte, cocina los filetes de lenguado al vapor.

Sirve la salsa en el plato y coloca sobre ésta los filetes de lenguado con los mejillones y el brócoli.

 Trucos y Consejos

Para que el brócoli quede bien verde, pásalo a un recipiente con agua y hielo justo después de ser cocidos.

 Información Nutricional

El lenguado posee una carne de sabor muy suave, lo cual hace que sea muy apreciada entre los consumidores. Sus espinas son muy fáciles de retirar y su carne es muy tierna y de fácil digestión. Es también una importante fuente de minerales, tales como el yodo, el fósforo, el potasio y el magnesio.
Estas características convierten al lenguado en un pescado muy idóneo para ofrecer a niños y personas mayores.
En lo referente al mejillón, es un marisco muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol. En su composición también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.
Por su parte, el brócoli posee un valor energético muy bajo. Es también una gran fuente de fibra, y contiene vitamina C, ácido fólico y betacarotenos, éstos últimos con propiedades antioxidantes.
No olvidemos que en la salsa intervienen ingredientes como la nata y la mantequilla, que elevarán el contenido graso y calórico de la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina