El vino tinto le confiere a este plato propiedades muy beneficiosas para el sistema cardiovascular
1 liebre limpia
1 dl de aceite de oliva
100 gr. de jamón ibérico en trozos grandes
1 l de vino tinto
1 copa de vino blanco seco
4 cucharadas de vinagre de vino blanco
1 cebolla
1 zanahoria
1 manojo de perejil
1 rama de romero
2 hojas de laurel
sal
pimienta negra en grano
2 cucharadas de harina
1 copa de orujo.
Calorías 114 kcal / 100gr
Proteína 21.6 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

En una cazuela, introducimos el vino tinto, el vinagre, cuatro granos de pimienta, 1-2 zanahorias, una rama de perejil, dos hojas de laurel y una ramita de romero. Cocemos a fuego suave por espacio de 10 minutos. Cuando transcurra ese tiempo, dejaremos enfriar.

Liebre en salsa de vino tinto

 Así lo cocinamos

Troceamos la liebre, con cuidado de no cortar los huesos (para ello, cortaremos por las articulaciones), y la disponemos en una cazuela de barro.
Sobre la liebre, vertemos una copa de orujo y la preparación anterior, ya fría. Dejamos marinando durante 12 horas. Transcurrido ese tiempo, ponemos una cazuela con aceite al fuego y, cuando éste esté bien caliente, doramos los trozos de liebre, bien escurridos. Una vez dorados, bajamos el fuego y ponemos la tapadera.
Añadimos ahora el jamón en taquitos, un diente de ajo y dos cebollas troceadas finamente. Rehogamos la cebolla y espolvoreamos con dos cucharadas de harina.
Vertemos dos cazos del marinado inicial, el cual habremos colado previamente, una copa de vino blanco y un vaso de agua. Cocemos a fuego suave durante, al menos, 40 minutos.
Ponemos a punto de sal y acompañamos con una menestra de verduras.

 

 Información Nutricional

La carne de liebre, al igual que la del conejo, es rica en proteínas con un bajo contenido en grasas. Su nivel de purinas es alto, por lo que su consumo excesivo aumenta los niveles de ácido úrico en la sangre. Aporta vitaminas del grupo B, incluyendo la B12 o Cobalamina, esencial para la síntesis de la hemoglobina y la elaboración de células. También es rica en calcio y hierro. 
El vino tinto posee propiedades beneficiosas para el sistema cardiovascular, gracias a la presencia de los polifenoles, una sustancia que suprime la síntesis de la endotelina, un péptido culpable de que las arterias se contraigan.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina