La carne de ciervo tiene un sabor similar a la del buey, aunque es mucho más ligera y las fibras son más cortas y tiernas
Un lomo de ciervo
2 membrillos
2 boniatos
2 nueces de mantequilla
2 cucharadas de azúcar
sal
pimienta negra y aceite de oliva.
Calorías 120 kcal / 100gr
Proteína 22.9 gr / 100gr
Grasa 2.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Antes de que se acabe la temporada de caza queremos ofreceros esta estupenda receta elaborada con lomo de ciervo. No tiene mucha dificultad y os permitirá disfrutar de una carne que no comemos habitualmente y que es realmente sabrosa.

 Así lo cocinamos

El puré de boniato: Pela el boniato, córtalo en rodajas finas y cuécelo en una cazuela con una nuez de mantequilla y una pizca de sal. Cuando el boniato esté bien tierno, introdúcelo en un vaso mezclador y tritúralo hasta conseguir un puré bien fino. Añadir un agua si quedase demasiado espeso.

El membrillo caramelizado: Pela el membrillo, córtalo en octavos y cuécelos en una cazuela con agua. Una vez esté blando (sin que llegue a deshacerse), escúrrelo y pásalo a una sartén con una nuez de mantequilla y un par de cucharadas de azúcar. Cocínalo hasta que queden bien caramelizados.

El lomo de ciervo: Salpiméntalo y cocínalo en una sartén antiadherente o plancha a fuego fuerte hasta que quede bien dorado por fuera y jugoso en su interior.

Corta el lomo en rodajas más o menos gruesas y acompaña con el puré de boniato y el membrillo caramelizado.

 Trucos y Consejos

La carne de ciervo, al igual que el resto de carnes de caza, suele servirse poco hecha. Si la cocinas demasiado quedará seca y no podrás disfrutarla plenamente.

 Información Nutricional

El ciervo se engloba dentro de las carnes negras o de caza. Tiene un sabor similar a la del buey, aunque es mucho más ligera y las fibras son más cortas y tiernas.
Tiene menos calorías, colesterol y grasa que la mayoría de los cortes del buey, el cerdo o el cordero, y es una excelente fuente de micronutrientes como la niacina, potasio, fósforo, hierro, selenio y zinc.
La carne de ciervo, al aportar poca grasa y una cantidad moderada de calorías, puede introducirse sin problemas en dietas de adelgazamiento, siempre y cuando no la cocinemos con demasiado aceite.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina