Puedes utilizar un poco de vino blanco cuando vayas a freír los hongos y los ajos tiernos para darle un poco más de sabor
4 lomos de trucha
4 lonchas de jamón serrano
4 ajetes
100 gr. de hongos
aceite
50 gr. de harina
sal y pimienta
Calorías 135 kcal / 100gr
Proteína 18.7 gr / 100gr
Grasa 6.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy os proponemos esta trucha a la navarra, en la que el jamón es un gran complemento, pero que además acompañamos con unos ajetes y unos hongos. No tiene mucha complicación, así que anímate a hacerla.

Lomos de trucha a la navarra con ajetes y hongos

 Así lo cocinamos

Si tienes práctica limpiando pescado, puedes preparar la trucha, limpiándola de espinas y sacando los lomos. Si no, pide en la pescadería que te la entreguen así. Lo harán en un momento y así te tienes que entretener menos en la cocina.

Y así pasamos al fuego. En una sartén con un poco de aceite ponemos las lonchas de jamón serrano para que se frían. Cuando saquemos del fuego, introducimos en la misma sartén los lomos de trucha ligeramente enharinados. Comenzamos poniéndolos con la parte de la piel hacia abajo. Salpimentamos, pero siendo cautos con la sal pues el jamón va a hacer un buen aporte. Cuando estén dorados, los sacamos. Ahora es el momento de poner los hongos y los ajetes, que hemos cortado en tiras.

Y ahora a montar. Pon un lomo de trucha con la piel hacia abajo, coloca encima una loncha de jamón y pon otro lomo de trucha cerrando como si fuera un libro. Coloca por encima los hongos y los ajos tiernos y listo para servir.

 Trucos y Consejos

Puedes utilizar un poco de vino blanco cuando vayas a freír los hongos y los ajos tiernos para darle un poco más de sabor.

 Información Nutricional

La trucha es uno de los pescados azules más populares y consumidos. Del mismo modo que el resto de este tipo de pescados, la trucha es rica en ácidos grasos omega 3, grasas que se consideran cardiosaludables. La trucha se presta a multitud de preparaciones culinarias y combina con numerosos alimentos. La combinación con jamón serrano y la técnica culinaria empleada hace que este plato esté desaconsejado en caso de seguir dietas de adelgazamiento o de control de grasa por su aporte calórico y graso. Si se consume con moderación no resulta ningún inconveniente en cualquier caso. Debe moderarse su consumo en personas con niveles elevado de ácido úrico o gota.

En cuanto a los hongos, van a enriquecer el plato con una buena cantidad de fibra y potasio. Además, son muy pobres en sodio y contienen poquísimas calorías. Por último, los ajos frescos contienen sustancias bactericidas y cardiosaludables. Aportan vitaminas B y C y ácido fólico, esencial para las mujeres embarazadas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina