El guisante es una legumbre que aporta gran cantidad de nutrientes, tales como vitaminas del grupo B y minerales, como el fósforo y el magnesio
300 gr. de macarrones
200 gr. de guisantes frescos
200 gr. de salsa de tomate casera
1 cebolla
100 gr. de parmesano rallado
aceite de oliva y sal.
Calorías 90 kcal / 100gr
Proteína 6.8 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 11.4 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

 La siguiente receta está dedicada a los más pequeños de la casa. Se trata de un nutritivo y energético plato de macarrones con guisantes y salsa de tomate. Se chuparán los dedos!

Macarrones con guisantes y salsa de tomate

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será cocer los macarrones en una olla con abundante agua hirviendo y sal. Una vez éstos se encuentren “al dente”, escúrrelos y resérvalos untados con aceite de oliva.
Los guisantes los escaldaremos en una olla con agua hirviendo y sal durante 5 minutos.
Pica la cebolla y sofríela en una sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez pochada, añade la salsa de tomate y cocina a fuego suave durante un par de minutos.
Incorpora los guisantes y los macarrones. Mezcla bien y cocina durante otros dos minutos.
Sirve en el plato y espolvorea con parmesano rallado.

 Trucos y Consejos

Si no encuentras guisantes frescos en el mercado, emplea guisantes congelados, que son igualmente válidos.

 Información Nutricional

Los macarrones, al igual que el resto de pastas, son una rica fuente de hidratos de carbono. Ello hace que nos encontremos ante un plato con un elevado valor energético, por lo que podría recomendarse a todas aquellas personas que requieran un plus de energía (niños, adolescentes, deportistas…).
En cuanto al guisante, es una legumbre que aporta gran cantidad de nutrientes, tales como vitaminas del grupo B y minerales, como el fósforo y el magnesio. Aunque el nutriente que más destaca en los guisantes son los hidratos de carbono complejos, algo menos abundantes en el guisante fresco que en el seco. En cuanto a sus proteínas vegetales, éstas son completas cuando se combinan con los cereales, tales como el arroz.
Por su parte, la salsa de tomate, además de aportar mucha jugosidad al plato, lo enriquece con vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes, como el licopeno, pigmento carotenoide que le confiere al tomate su característico color rojo.
 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina