Se trata de un plato muy proteico, ya que conjuga las proteínas propias de la pasta con las de la salchicha, de alto valor biológico
300 gr. de macarrones
200 gr. de salchichas frescas (de cerdo)
100 ml. de salsa de tomate
un manojo de espinacas
2 dientes de ajo
aceite de oliva y sal.
Calorías 309 kcal / 100gr
Proteína 13.1 gr / 100gr
Grasa 28 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.9 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Seguimos en la categoría de pastas para ofreceros un plato de macarrones con salchichas, salsa de tomate y espinacas, una receta muy sencilla, nutritiva y asequible a todos los bolsillos. Además, es un plato con el que disfrutarán los más pequeños.

 Así lo cocinamos

Pon a cocer los macarrones en una olla con abundante agua hirviendo y sal. Una vez la pasta esté “al dente”, escúrrela y resérvala.
Por otra parte, trocea las salchichas y saltéalas en una cazuela con unas gotas de aceite hasta que queden bien doradas. Entonces, añade la salsa de tomate, baja la intensidad del fuego y cocina a fuego suave durante 5 minutos.
Lava las espinacas bajo el grifo, escúrrelas y saltéalas con el ajo picado durante unos instantes.
Emplata los macarrones y acompaña con las salchichas con tomate y el salteado de espinacas.

 Trucos y Consejos

Las salchichas frescas contienen bastante grasa, por lo que podremos saltearlas sin aceite, reduciendo así el valor calórico del plato.

 Información Nutricional

Los macarrones, al igual que el resto de pastas, son una rica fuente de hidratos de carbono. Ello hace que nos encontremos ante un plato con un elevado valor energético, por lo que podría recomendarse a todas aquellas personas que requieran un plus de energía (niños, adolescentes, deportistas…).
Podemos decir además que se trata de un plato muy proteico, ya que conjuga las proteínas propias de la pasta con las de la salchicha, de alto valor biológico.
Por tanto, se trata de una receta muy completa, y junto a una ensalada y una pieza de fruta como postre, resulta una comida muy equilibrada.
En cuanto a las espinacas, contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.

Base del plato
Estacionalidad
Tipo de cocina