El poder diurético de sus ingredientes y la fibra de la pasta hacen de esta receta un plato energético a la par que depurativo
300 gr. de macarrones integrales (sin huevo)
1 cebolla
12 puntas de espárragos trigueros frescos
100 gr. de calabaza
100 gr. de setas chantarelas (rebozuelos)
4 cucharadas de aceite de oliva y sal.

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

 Así lo cocinamos

En primer lugar, se cuecen los macarrones en abundante agua hirviendo durante 7 minutos, con un poco de sal. Posteriormente se escurren.

En una cazuela con un poco de aceite de oliva, sofreímos la cebolla cortada en tiras y la calabaza cortada en trozos regulares.
A continuación agregamos las puntas de espárragos trigueros y las setas limpias.
Cocinamos unos 10 minutos, ponemos a punto de sal y reservamos.
Una vez elaborado el sofrito, mezclamos con los macarrones, calentados al horno y untados con un poco de aceite de oliva.

 Información Nutricional

La pasta integral aporta fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal. Su nutriente principal son los hidratos de carbono complejo y apenas tienen grasa. La calabaza es una hortaliza que aporta provitamina A que ayuda a reforzar las defensas y mucosas. Los espárragos y las setas poseen un alto nivel de agua y tienen efecto diurético. El aporte graso del plato es muy bajo, por lo que está especialmente indicado para personas que sigan dietas de adelgazamiento. El poder diurético de sus ingredientes y la fibra de la pasta hacen de esta receta un plato energético a la par que depurativo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina