El magret de pato es una carne muy calórica, por lo que su consumo está desaconsejado para personas obesas o que estén siguiendo una dieta de control de peso
1 magret (pechuga) de pato
200 ml. de nata líquida
un chorreón de brandy
unos granos de pimienta negra y sal.
Calorías 227 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 17 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

El magret o pechuga de pato es una de las partes más sabrosas de esta ave. Hoy lo acompañamos con una sencilla pero sabrosa salsa a la pimienta. Esperamos que os guste!

 Así lo cocinamos

Con la ayuda de un cuchillo bien afilado, cuadricula la zona de la grasa del magret. Ahora salpiméntalo y cocínalo por ambas caras (comenzando por la parte grasa) en una plancha o sartén antiadherente. La pechuga de pato, para que quede bien jugosa, no debe cocinarse demasiado. Lo ideal es que quede bien sangrante en su interior.
En la misma sartén, y aprovechando los jugos que ha soltado la pechuga, añade el brandy, los granos de pimienta y la nata líquida. Cocina la salsa a fuego suave hasta que ésta reduzca. Ponla a punto de sal.
Corta la pechuga en rodajas más o menos gruesas y acompaña con la salsa de pimienta.

 Trucos y Consejos

Para equilibrar el menú, la mejor opción es tomar primero un buen plato de ensalada variada vegetal o de verduras, que además van a enriquecer el plato con hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra.
Si la salsa te queda demasiado espesa puedes añadirle un poco de agua templada para aligerarla.

 Información Nutricional

El magret de pato y, en general, la carne de este ave, se caracteriza por su alto contenido en grasas saturadas, cuyo exceso van a elevar los niveles de colesterol en sangre. Es además una carne muy calórica, por lo que su consumo está desaconsejado para personas obesas o que estén siguiendo una dieta de control de peso. Pero también es un alimento muy rico en proteínas, hierro y fósforo, así como en vitaminas del grupo B.
En esta ocasión, el plato se ve enriquecido con grasas saturadas, colesterol y calorías, provenientes de la nata contenida en la salsa.
En cuanto al brandy, su alcohol se ha evaporado con el calor, por lo que no habrá inconvenientes para ofrecérselo a los más pequeños.
Para estos últimos y para aquellos que tengan el estómago delicado se aconseja prescindir de las especias.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina