Para darle más consistencia a la salsa del magret, podemos añadir un poco de foie-gras antes de introducir la carne.
2 magrets de pato
500 ml. de caldo de carne
el zumo de 1 naranja
20 gr. de harina fina de maíz
pimienta negra
sal
2 membrillos
zumo de limón
2 cucharadas de azúcar y agua.
Calorías 277 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 17 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Os presentamos un plato sofisticado ideal para celebraciones especiales como las que se acercan de Navidad.

Magret de pato con membrillos caramelizados

 Así lo cocinamos

Hacemos cortes en forma de rejilla en la parte grasa de los magrets, llegando hasta la carne. Salpimentamos y los hacemos a la plancha, por el lado de la grasa, cocinando a fuego lento durante 15 minutos. Retiramos el exceso de grasa y reservamos los magrets.

En una cacerola ponemos el caldo de carne y el zumo de naranja y dejamos hervir, a fuego medio, hasta que reduzca a una cuarta parte. Diluimos la harina en un poco de agua fría y la añadimos al caldo, para que espese.

Troceamos los magrets y lo metemos en la salsa. Dejamos cocinar unos minutos.

Por otra parte, pelamos y troceamos los membrillos. Los rociamos con zumo de limón para que no se oxiden. Hacemos un caramelo con el azúcar y un poco de agua e introducimos los trozos de membrillo en él para que se caramelice.

Servimos el magret regado con la salsa y acompañado por los membrillos caramelizados.

 Trucos y Consejos

Para darle más consistencia a la salsa del magret, podemos añadir un poco de foie-gras antes de introducir la carne.

 Información Nutricional

El magret o pechuga de pato y, en general, la carne de este ave, se caracteriza por su alto contenido en grasas saturadas, cuyo exceso van a elevar los niveles de colesterol en sangre. Es además una carne muy calórica, por lo que su consumo está desaconsejado para personas que estén siguiendo una dieta de control de peso. Pero también es un alimento muy rico en proteínas, hierro y fósforo, así como en vitaminas del grupo B.

El membrillo, por su parte, destaca por su elevado contenido en fibra, que nos va a ayudar a regular en tránsito intestinal, así como por sus propiedades astringentes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina