Las manitas de cerdo son una excelente fuente de proteínas, entre las cuales encontramos el colágeno y la gelatina
4 manitas de cerdo saladas
3 litros de agua
1 chorizo
1 patata mediana cortada en dados
250 gr. de garbanzos
1 cebolla
2 dientes de ajo
4 cucharadas de vino blanco seco
un par de ramitas de perejil
2 hojas de laurel
un chorro de aceite de oliva y un bote de tomate natural triturado.
Calorías 296 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 25 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Pies de cerdo, pies de ministro, o como las queráis llamar. Contundentes, pero gelatinosas, bien blanditas y muy sabrosas, las manitas de cerdo son todo un manjar…

Manitas de cerdo con garbanzos

 Así lo cocinamos

Deja en remojo por separado los garbanzos y las manitas de cerdo saladas.
En la olla exprés, cuece los garbanzos con las manitas de cerdo y las hojas de laurel hasta que estén bien tiernas.
Prepara ahora un sofrito con la cebolla, el ajo, previamente majado con el perejil, la patata cortada y el chorizo cortado en trozos. Añade a continuación el vino, el tomate triturado y unos 300 ml de agua de la cocción. Remueve bien.
El siguiente paso será colocar en la mezcla anterior las manitas y los garbanzos para dejar cocer a fuego lento durante unos 20-25 minutos.

 Trucos y Consejos

Ya que las manitas de cerdo que estamos empleando para elaborar esta receta son saladas, es conveniente que se le cambie el agua un par de veces.
Como siempre decimos, los guisos necesitan un día de reposo para que los sabores se asienten. Sólo de esta manera podremos disfrutar plenamente de este delicioso guiso.

 Información Nutricional

Las manitas de cerdo son consideradas productos de casquería, y poseen un sabor y textura muy característicos. Son una excelente fuente de proteínas, entre las cuales encontramos el colágeno y la gelatina. Y es debido a estas dos proteínas que, una vez se enfría el guiso, éste adquiera una consistencia viscosa.
Este producto contiene también grasa, colesterol, vitaminas del grupo B y minerales, así como purinas que en nuestro organismo se convierten en ácido úrico. Por todo ello, deberán moderar su consumo aquellas personas que padezcan gota o hipercolesterolemia.
En esta receta también encontramos el garbanzo, una legumbre con unas características nutricionales muy interesantes. Entre los nutrientes más significativos de esta leguminosa podemos encontrar hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, vitaminas y fibra.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina