Las manitas de cerdo son una excelente fuente de proteínas, entre las cuales encontramos el colágeno y la gelatina
2 Kg. de manitas de cerdo
250 grs. de jamón cortado en dados
2 chorizos troceados
2 cebollas
1 pimiento rojo
1 cabeza de ajos
2 hojas de laurel
una cucharada de pimentón
4 clavos de especia
2 guindillas pequeñas
un vasito de vinagre
aceite de oliva
agua y sal.
Calorías 296 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 25 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Pies de cerdo, pies de ministro, o como las queráis llamar. Contundentes, pero gelatinosas, bien blanditas y muy sabrosas, las manitas de cerdo son todo un manjar…

Manitas de cerdo guisadas

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será raspar y limpiar bien las manitas, para eliminar las vellosidades.
Corta las cebollas en juliana y rehógala junto con la cabeza de ajos (cortada por la mitad) en una olla con un buen chorro de aceite de oliva.
Cuando la cebolla se encuentre bien pochada, añade el pimiento rojo cortado en juliana y continúa rehogando.
Una vez tengamos el sofrito listo, añade el pimentón, el jamón, el chorizo y las manitas. Rehoga durante unos instantes y añade el vinagre, las especias y agua hasta cubrir.
Dejamos cocinar a fuego suave hasta que las manitas queden tiernas (al menos una hora).

 Trucos y Consejos

Para disfrutar plenamente de este plato, lo ideal es consumirlo al día siguiente de su elaboración, ya que así resultará mucho más sabroso.

 Información Nutricional

Las manitas de cerdo son consideradas productos de casquería, y poseen un sabor y textura muy característicos. Son una excelente fuente de proteínas, entre las cuales encontramos el colágeno y la gelatina. Y es debido a estas dos proteínas que, una vez se enfría el guiso, éste adquiera una consistencia viscosa.
Este producto contiene también grasa, colesterol, vitaminas del grupo B y minerales, así como purinas que en nuestro organismo se convierten en ácido úrico. Por todo ello, deberán moderar su consumo aquellas personas que padezcan gota o hipercolesterolemia.
 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina