Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar el consumo consumo de este marisco, pues es muy rico en sodio y colesterol.
1 kg. de mejillones
vino blanco seco
½ cebolla
1 tomate maduro
1 cucharada de curry
50 gr. de mantequilla
200 ml. de nata líquida
cebollino.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Ahora os proponemos una manera diferente y exótica de presentar los mejillones, un marisco muy asequible y sabroso que destaca además por su elevado contenido en hierro.

Mejillones al curry

 Así lo cocinamos

Lo primero que debes hacer es limpiar bien los mejillones, retirándole las “barbas” y las incrustaciones que éstos suelen presentar en sus conchas.
Una vez limpios, introduce los mejillones en una cazuela baja con un poco de vino blanco (bastará con que el agua cubra el fondo de la cazuela). Coloca la tapadera y cocina a fuego medio hasta que se abran todos los mejillones.
Cuando se hayan abierto los mejillones, retírales la valva superior y resérvalos. El caldo obtenido lo pasaremos por una estameña para así eliminar la arenilla y lo reservaremos.
En otra cazuela, sofríe la cebolla bien picada con la mantequilla. Una vez pochada, incorpora el tomate rallado y continúa sofriendo hasta que el tomate quede bien cocinado. Entonces, agrega el caldo, la nata y el curry. Cocina a fuego suave hasta que la salsa adquiera mayor consistencia.
Emplata los mejillones reservados y cúbrelos con la salsa resultante.
Decoramos con cebollino picado.

 Trucos y Consejos

Aquellos mejillones que no se hayan abierto durante la cocción deberemos desecharlos, pues lo más probable es que no se encuentren en condiciones aptas para el consumo.

 Información Nutricional

El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol.
En la composición de este bivalvo también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.
Hay que tener en cuenta que en la elaboración de la salsa que acompaña a nuestros mejillones intervienen ingredientes como la mantequilla y la nata que, debido a su alto contenido en grasa, van a incrementar el valor calórico de la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina