El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia
1 kg. de mejillones
½ cebolla
2 huevos cocidos
40 gr. de mantequilla
40 gr. de harina
½ litro de leche caliente
½ litro de caldo de cocción de los mejillones
pimienta blanca
nuez moscada
unas ramitas de perejil fresco y sal.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Ahora os cocinamos unos mejillones con huevos duros y salsa bechamel, un plato sencillo, sabroso y muy nutritivo. Buen provecho!

 Así lo cocinamos

Lo primero que debes hacer es limpiar bien los mejillones, retirándole las “barbas” y las incrustaciones que éstos suelen presentar en sus conchas. Una vez limpios, introduce los mejillones en una cazuela baja con ½ litro de agua, pon la tapadera y cocina a fuego medio hasta que se abran todos los mejillones. Retira los mejillones de la cazuela y cuela el caldo obtenido.
Pica la cebolla y sofríela en una sartén con la mantequilla. Una vez la cebolla se encuentre bien pochada, incorpora la harina y rehoga el conjunto hasta que desaparezcan los grumos. Entonces, añade la leche caliente y el caldo de los mejillones. Cocina a fuego suave, y sin parar de remover, hasta conseguir una salsa bechamel bien suave y ligera. Pon a punto de sal, pimienta blanca y nuez moscada.
Sirve los mejillones y los huevos cocidos cortados por la mitad en un plato hondo. Ahora vierte sobre los mejillones y los huevos la salsa bechamel. Por último, espolvorea con un buen puñado de perejil fresco picado.

 Trucos y Consejos

A la hora de comprar mejillones, tendremos que fijarnos en que su concha esté negra y brillante, de lo contrario, significará que llevan ya unos días en la pescadería, así que será mejor renunciar a su compra. También es importante desechar los mejillones que tengan la concha rota, y aquellos que la tengan abierta, y que no se les cierre cuando se les golpee con un cuchillo, pues esto indicará que los mejillones están pasados, y pueden llegar a producirnos intoxicaciones leves.

 Información Nutricional

El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol.
En la composición de este bivalvo también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.
Por su parte, los huevos cocidos enriquecen el plato con una importante cantidad de proteínas de una excelente calidad biológica.
Hay que tener en cuenta que en la elaboración de la salsa bechamel que acompaña a nuestros mejillones hemos empleado mantequilla que, debido a su alto contenido en grasa, va a incrementar el valor calórico de la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina