Para que la salsa quede más espesa, añade una cucharadita de harina durante la cocción.
½ kg. de mollejas de pollo
½ kg. de higaditos de pollo
2 cebollas
5 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
1 vaso de aceite de oliva
1 ramito de perejil
pimienta molida y sal
Calorías 136 kcal / 100gr
Proteína 22 gr / 100gr
Grasa 4.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.2 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Los menudillos son las vísceras comestibles del ave. Hoy las preparamos en salsa, un plato con mucho sabor.

Menudillos en salsa

 Así lo cocinamos

Pochamos la cebolla y los ajos. Añadimos las mollejas y los hígados de pollo limpios y troceados. Salpimentamos y salteamos todo durante diez minutos.

Incorporamos el vino y el perejil picado. Dejamos cocer los menudillos en salsa a fuego lento durante media hora hasta que el vino se haya absorbido.

 Trucos y Consejos

Para que la salsa quede más espesa, añade una cucharadita de harina durante la cocción.

 Información Nutricional

El hígado de pollo es un alimento rico en vitamina K, B9 y B12. Esta carne es muy alta en nutrientes. Además de los mencionados anteriormente, el hígado de pollo es también un alimento muy rico en vitamina B, proteínas, hierro y zinc.

Dada su alta cantidad de proteínas, el hígado de pollo es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como esta carne, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo, ya que en estas etapas es necesario un mayor aporte de este nutriente.

Su alto contenido en hierro hace que el hígado de pollo ayude a evitar la anemia ferropénica o anemia por falta de hierro.

El alto contenido en zinc del hígado de pollo facilita a nuestro organismo la asimilación y el almacenamiento de la insulina. El zinc que contiene esta carne contribuye a la madurez sexual y ayuda en el proceso de crecimiento, además de ser beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas y ayuda a metabolizar las proteínas. Al ser rico en zinc, este alimento también ayuda a combatir la fatiga e interviene en el transporte de la vitamina A a la retina.

Tomar hígado de pollo y otros alimentos ricos en vitamina B2, puede ayudar a superar las migrañas y es beneficioso para mantener una buena salud ocular y de la piel. También es útil para mejorar problemas nerviosos como el insomnio, la ansiedad o el estrés. El alto contenido de vitamina B3 del hígado de pollo hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina