La berenjena es una de las hortalizas que más agua contiene, por lo que es un excelente diurético y además reduce el colesterol
2 berenjenas medianas
un manojo de ajetes tiernos
2 cebolletas frescas
1 calabacín
2 dientes de ajo
unas ramitas de perejil
4 cucharadas de aceite de oliva y sal. Crema de soja: 1 cebolla
2 puerros
2 patatas
2 dl de nata líquida para cocinar
2 cucharadas de aceite de olivay 4 cucharadas de salsa de soja.
Calorías 22 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Comenzaremos cortando las berenjenas en rodajas de un grosor mediano (medio centímetro, aproximadamente), las untamos con aceite de oliva, las sazonamos con sal y un poco de ajo picado. Horneamos durante 20 minutos a 200ºC.

 Así lo cocinamos

Mientras las berenjenas se hornean, nos disponemos a elaborar el salteado de verduras: Picamos las cebolletas frescas, los ajetes tiernos y el calabacín. Salteamos estas verduras en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva hasta que estén blandas. Comprobamos el punto de sal.
Para la crema de soja: Pelamos, troceamos y cocemos en una olla con agua la cebolla, el puerro y las patatas. Cuando las verduras alcancen el punto de cocción, agregamos la nata líquida, la salsa de soja, el aceite de oliva y lo trituramos todo hasta formar una crema suave.
Ya podemos montar las milhojas: Disponemos una capa de berenjena, otra de salteado de verduras y acompañamos con la crema de soja.

 Información Nutricional

La berenjena es una de las hortalizas que más agua contiene, por lo que es un excelente diurético y además reduce el colesterol. Se recomienda cocinarla al horno o al vapor, ya que frita o rebozada absorbe demasiado aceite. No se aconseja su consumo crudo, ya que posee un alcaloide tóxico, la solanina. Aunque existen diversas variedades, la berenjena violeta es la más usada en el Mediterráneo.
Si se opta por consumirla con piel hay que tener en cuenta el aspecto de la misma, ya que si la berenjena es muy vieja puede tener la piel dura, lo que dificulta su consumo y digestión.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina