Las almendras y el pan frito de la salsa romesco, además de aportarle consistencia, va a enriquecer la receta con hidratos de carbono y grasas insaturadas
1 calabacín pequeño, 1 berenjena, 150 gr. de calabaza, 1 cebolla, 4 lonchas de queso. Para la salsa romesco: 3 ñoras, 1 cabeza de ajos, 2 tomates maduros, una guindilla, 10 almendras tostadas, 1 rebanada de pan frito, 6 cucharadas de aceite, 2 cucharadas de vinagre, sal y pimienta.

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta milhoja de verduras, aunque resulta algo entretenida de preparar, merece la pena ya que el resultado es muy vistoso. Además, se trata de una receta muy completa, y nos va a aportar vitaminas, proteínas, minerales, fibra y sustancias antioxidantes.

Milhoja de verduras con romesco

 Así lo cocinamos

La salsa romesco: Pon las ñoras a remojar en agua tibia hasta que se reblandezcan y se les pueda extraer la carne con la punta de un cuchillo.
Pon los tomates y la cabeza  de ajos en una fuente, rocíalos con aceite de oliva e introdúcelos en el horno hasta que queden bien asados.
Coloca en un mortero la carne de las ñoras, las almendras, la guindilla, los ajos asados y pelados, el pan frito y los tomates asados (sin piel). Machaca bien el conjunto, hasta conseguir una pasta homogénea. Ahora ve incorporando el aceite y el vinagre poco a poco, como si de una mayonesa se tratara.
Pon a punto de sal y pimienta.

Corta todas las verduras en rodajas de medio centímetro de grosor.
Las rodajas de berenjena las pasaremos por harina antes de freírlas en una sartén con abundante aceite de oliva caliente.
El resto de verduras las freiremos también.
Coloca un molde de forma cuadrada en un plato y dispón una primera capa de berenjena.
Ahora montamos una segunda capa con las rodajas de calabaza frita.
Extendemos sobre la calabaza y la berenjena con un poco de salsa romesco.
Cubre con dos lonchas de queso y coloca sobre éste una capa de rodajas de calabacín frito.
Es el momento de disponer la cebolla frita sobre el calabacín y cubrir con otra capa de salsa romesco.
Por último, tapamos con las dos lonchas de queso restantes e introducimos en el horno hasta que el queso quede bien dorado.
Retiramos el molde con cuidado de no quemarnos y decoramos al gusto.

 Trucos y Consejos

Para que la milhoja no resulte demasiado aceitosa, dispón las verduras sobre papel absorbente a medida que las vayas friendo. Con este gesto conseguiremos eliminar el exceso de aceite procedente de la fritura.

 Información Nutricional

La salsa romesco está elaborada a base de hortalizas, por lo que va a resultar una guarnición rica en vitaminas y minerales, así como en fibra y distintas sustancias de acción antioxidante. Las almendras y el pan frito, además de aportarle consistencia a la salsa, va a enriquecerla con hidratos de carbono y grasas insaturadas, que nos van a ayudar a reducir los niveles de colesterol en sangre.
Por su parte el queso en lonchas va a enriquecer el plato con proteínas, grasa y minerales como el calcio, indispensable para el correcto desarrollo de los huesos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina