El pollo, si se cocina con poca cantidad de grasa y se consume sin piel, está indicado especialmente para dietas con bajo aporte calórico y para las que restringen el aporte de lípidos.
8 muslos de pollo
caldo de ave o verduras
1 pimiento rojo
2 pimientos verdes
2 cebollas
2 tomates maduros
1 berenjena
1 calabacín
4 dientes de ajo
1 hoja de laurel
aceite de oliva
sal y pimienta negra recién molida.
Calorías 113 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 3.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

A continuación os cocinamos unos sabrosos muslos de pollo con sanfaina. Esta última es una preparación catalana muy similar al pisto y que se compone básicamente de berenjena, calabacín, pimientos, cebolla, ajo y tomate. Buen provecho!

 Así lo cocinamos

Calienta abundante aceite de oliva en una cazuela y dora en ella los muslos de pollo previamente salpimentados. Una vez los muslos estén bien dorados por todas sus caras, retíralos de la cazuela y resérvalos.
En la misma cazuela donde hemos dorado los pollos vamos a sofreír la cebolla, los ajos y los pimientos, todo ello troceado bastamente. Cuando lo tengamos todo bien pochado, incorpora la berenjena y el calabacín. Continúa rehogando durante 10 minutos y añade el tomate rallado. Añade a la cazuela la hoja de laurel y los muslos de pollo reservados. Cubre todo con caldo de ave o verduras y cocina a fuego suave durante 1 hora, o hasta que el pollo esté tierno.
Emplata un par de muslos de pollo y acompaña con la sanfaina.
Decora con unas hojas de cebollino.

 Trucos y Consejos

Al igual que todos los guisos, este plato resultará mucho más sabroso si lo consumimos al día siguiente de su elaboración.

 Información Nutricional

El pollo es una de las carnes más apreciadas por las familias españolas, y ello se debe en gran medida a su suave sabor y textura, que permiten cocinarlo de múltiples maneras. Es una carne que se caracteriza por su bajo contenido en grasas y por ser muy rica en proteínas de alto valor biológico.
Para esta receta hemos empleado muslos de pollo, los cuales hemos cocinado de una manera muy sencilla y tradicional.
El pollo, si se cocina con poca cantidad de grasa y se consume sin piel, está indicado especialmente para dietas con bajo aporte calórico y para las que restringen el aporte de lípidos.
Por su parte, las verduras que acompañan a los muslos de pollo van a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas estas últimas para la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Tipo de cocina