La paciencia a la hora de elaborar este cocido, con una cocción lenta y continua proporcionará un sabor exquisito a este plato.
1/4 kg. de garbanzos
150 gr. de tocino
1 repollo pequeño
1 cebolla
3 dientes de ajo
aceite de oliva
agua y sal
Calorías 383 kcal / 100gr
Proteína 20.8 gr / 100gr
Grasa 5.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 55.8 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta receta típica cordobesa no es más que un cocido de lo más tradicional. Podrás preparar una olla cortijera siguiendo esta sencilla receta.

Olla cortijera

 Así lo cocinamos

Comenzamos la olla cortijera poniendo la noche anterior en remojo los garbanzos con un puñado de sal.

Al día siguiente, en un puchero con agua tibia ponemos los garbanzos, la cebolla y los dientes de ajo picados, el aceite de oliva y la sal. Llevamos a ebullición y dejamos cocer durante media hora.

Despumamos añadimos el tocino y dejamos cocer a fuego lento durante hora y media o hasta que los garbanzos estén casi tiernos.

Finalmente incorporamos el repollo troceado. Cocemos durante un cuarto de hora más y servimos.

 Trucos y Consejos

La paciencia a la hora de elaborar este cocido, con una cocción lenta y continua proporcionará un sabor exquisito a este plato.

 Información Nutricional

El tocino está constituido por el tejido adiposo subcutáneo del cerdo. Se utiliza fresco y, con más frecuencia, salado. Dependiendo de la zona del animal de donde se haya extraído, se habla de tocino de lomo o de espinazo, tocino ventresco o magroso, etc. Cada uno de diferente valor comercial o aprovechamiento industrial.

Por su composición, con más de un 70% de grasa y un 20% de agua, el tocino es uno de los alimentos más energéticos y no contiene hidratos de carbono. Si lo comparamos con la mayoría de los alimentos del grupo de carnes y derivados, tampoco presenta cantidades destacables de proteína (tan sólo un 8% por cada 100 g. de tocino).

Contiene pequeñas cantidades de minerales como calcio, hierro, zinc, magnesio, potasio, selenio y algo más de fósforo. Además, el tocino salado presenta cantidades considerables de sodio que limitará su consumo a personas hipertensas.

Las vitaminas aparecen como elementos traza, destacando algo el contenido en niacina y vitamina E.

Las actuales recomendaciones nutricionales se establecen en la línea de disminuir la ingesta de grasa, especialmente saturada. La grasa no debería de aportar más del 30-35% de la energía total de la dieta. De acuerdo a estas recomendaciones, el tocino no debe consumirse más que esporádicamente y en pequeñas cantidades.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina