El ossobuco (en italiano `hueso con hueco´) es un plato de origen tradicional que los epañoles hemos sabido adaptar con maestría a nuestra gastronomía
4 cañas de ternera (ossobuco)
100 gr. de zanahoria
1 tallo de apio
100 gr. de cebolla
4 dientes de ajo
8 tomates pelados y sin pepitas
1 vaso de vino blanco
1 litro de caldo o agua
aceite
harina sazonada con sal
pimienta y 2 cucharadas de perejil picado.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

 Así lo cocinamos

Limpiamos la carne de cualquier piel y nervio. A continuación, la rebozamos ligeramente con la harina sazonada.
En una sartén pequeña y antiadherente calentamos un poco de aceite y rehogamos la carne pieza a pieza; escurrimos y reservamos.

En una cazuela de barro resistente al fuego fundimos la mantequilla y salteamos la zanahoria, el apio y la cebolla, cortados en pequeños trozos (brunoise), a fuego medio durante unos tres minutos, sin que la cebolla llegue a quemarse.
Añadimos el ajo también finamente picado, mezclando bien los ingredientes, luego añadimos los tomates picados y los salteamos durante cinco minutos. Añadimos el vino blanco y lo dejamos otros cinco minutos para que se evapore el alcohol.
Agregamos entonces el caldo de carne que habremos elaborado previamente con algún hueso y unas verduras, y también la carne que tenemos rehogada y reservada.
Lo dejamos al fuego hasta que rompa a hervir, procediendo entonces a sazonarlo y a introducirlo en el horno, que habremos precalentado a 180 ºC. Horneamos durante una hora y media, o hasta que la carne esté tierna.
Una vez hecho, separamos la carne del resto del guiso y la ponemos en la fuente donde se vaya a servir, manteniéndola caliente.
Mientras tanto volvemos a llevar a ebullición el resto. Retiramos el exceso de grasa y la espuma que quede en la superficie y dejamos en el fuego hasta que se reduzca a la mitad. Incorporamos entonces el perejil.
Regamos la carne con la salsa y servimos inmediatamente.
Acompañamos con unas patatas cocidas y luego fritas en formas de bolas.

 Información Nutricional

El ossobuco de ternera es una carne semigrasa, muy tierna y jugosa. Lo ideal sería combinar esta carne con unas verduras, o una ensalada, ya que de este modo la receta se enriquece en otros nutrientes (vitaminas, minerales como el potasio y fibra, que mejora el tránsito intestinal).
En general, tendemos a abusar de las proteínas animales, por lo que los guisos de este tipo, con carnes no muy grasas y vegetales, son una opción muy saludable. Esta receta nos aporta proteínas, grasas (saturadas de la carne e insaturadas del aceite), vitaminas del grupo B, minerales como el hierro, el potasio y el cinc. Por tanto, es adecuada para todos los grupos de edad, salvo para quienes tienen determinadas alteraciones digestivas, en las que la carne guisada dos veces no sienta bien. Tal es el caso de la hernia de hiato, la dispepsia, y la gastritis y la úlcera asintomáticas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina