Un plato único ideal para todo tipo de comensales
4 rodajas de ossobuco de ternera
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cebollas
3 zanahorias
3 ramas de apio
1 diente de ajo
¾ de una taza de vino blanco
¼ de litro de caldo de carne
1 cucharada de albahaca picada
2 hojas de laurel
una pizca de tomillo
media taza de perejil picado
sal
pimienta y harina de maíz.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Salpimentamos las rodajas de ossobuco, las pasamos por harina de maíz y las doramos en aceite caliente en una cazuela.
Cuando estén cocinadas, las retiramos de la cazuela y agregamos en ella las cebollas picadas, el diente de ajo picado, las zanahorias y el apio cortados en dados.

Ossobuco guisado a la albahaca

 Así lo cocinamos

Rehogamos las hortalizas durante unos minutos, agregamos el vino blanco, dejamos evaporar y agregamos el caldo.
Colocamos en la cazuela de nuevo las rodajas de ossobuco, condimentamos con sal, albahaca, tomillo, pimienta, laurel y el perejil picado.
Tapamos la cazuela y dejamos cocinar hasta que la carne esté tierna, agregando más caldo o sal si fuera preciso.
Podemos acompañar con unos champiñones salteados y unas patatas fritas.

 Información Nutricional

El ossobuco de ternera es una carne semigrasa, muy tierna y jugosa. Lo ideal es combinarla, como en esta receta, con verduras y hortalizas. La combinación de proteínas, grasas, vitaminas y minerales hacen de esta receta un plato único ideal para todo tipo de comensales, salvo aquellos que padezcan problemas gastrointestinales. La albahaca, el laurel, el tomillo y el perejil dan un toque de color y sabor que hacen el plato más apetecible a la vista y al paladar.

 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina