Los espárragos blancos contienen menor cantidad de vitaminas que los verdes, sobre todo si se toma como referencia su aporte de folatos y de vitamina C
4 rebanadas de pan de molde
16 puntas de espárragos de Aranjuez
4 lonchas de queso para fundir
queso rallado
mantequilla
una bolsa de brotes
aceite de oliva
vinagre de Jerez y sal.
Calorías 19 kcal / 100gr
Proteína 1.8 gr / 100gr
Grasa 0.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 1.5 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Estos panecitos de espárragos se preparan en un santiamén. Además, constituyen un aperitivo ideal para ofrecer a tus invitados cuando recibas visita.

Panecitos de espárragos

 Así lo cocinamos

Pon a tostar las rebanadas de pan de molde en una tostadora o en el horno.
Una vez tostadas las rebanadas, úntalas con mantequilla y coloca sobre cada una de ellas cuatro puntas de espárragos blancos.
Ahora dispón una loncha de queso sobre los espárragos y espolvorea con queso rallado.
Introduce en el horno hasta que el queso quede bien dorado.
Acompaña con una ensalada de brotes aliñados con una vinagreta tradicional.

 Trucos y Consejos

Puedes sustituir los espárragos blancos por espárragos silvestres, que quedarán igualmente ricos.

 Información Nutricional

La base de estos panecillos es el pan de molde, un alimento que, gracias a su elevado contenido en almidón, constituye una excelente fuente de energía. Si además empleamos pan integral, la receta se va a ver enriquecida con una buena cantidad de fibra.
Los espárragos blancos, protagonistas de estos panecitos, contienen menor cantidad de vitaminas que los verdes, sobre todo si se toma como referencia su aporte de folatos y de vitamina C. También poseen menos asparragina, sustancia que forma parte de su aceite esencial volátil y responsable de su particular sabor. Por otra parte, los espárragos en conserva contienen menos minerales debido al tratamiento que sufren para su procesado, salvo de sodio, ya que se añade sal (cloruro sódico) como conservante.
En cuanto a la mantequilla y el queso, van a elevar el contenido graso y calórico del plato.
 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina