Otra forma de sacarle partido a las infravaloradas calabazas
Ingredientes (para un molde de 8 raciones): 1 calabaza pequeña (800 -1.000 gr.)
caramelo líquido
300 gr. de leche condensada
4 huevos
Calorías 29 kcal / 100gr
Proteína 1.1 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.6 gr / 100gr
Índice glucémico 75

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

 Así lo cocinamos

Pelamos y troceamos la calabaza.

En una cacerola con agua hirviendo ponemos a cocer la calabaza durante 20 minutos aproximadamente, hasta que ésta este tierna.

Una vez cocida la calabaza, introducimos ésta en un vaso mezclador junto con la leche condensada y los cuatro huevos. Trituramos.

Pintamos el interior del molde con el caramelo líquido y vertemos el puré de calabaza obtenido anteriormente. Introducimos en el horno al baño María durante 20 minutos a 180 ºC.

Transcurrido el tiempo de horneado sacamos el pastel y dejamos enfriar. Una vez frío, desmoldamos.

Presentación: Manchamos el plato con una pincelada de mermelada de frutas del bosque y adornamos con unos arándanos o frambuesas y una hojita de menta.

 Información Nutricional

La calabaza es el fruto en baya de la calabacera y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Esta familia comprende unas 850 especies de plantas, en su mayoría herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos grandes y protegidos por una corteza firme. Algunas frutas como la sandía y el melón, junto con hortalizas tan comunes como el pepino o el calabacín, pertenecen a esta misma familia.

Gracias a la gran variedad de calabazas existente, se encuentran disponibles en el mercado durante todo el año, según se trate de variedades de verano o de invierno.

El componente principal de la calabaza es el agua, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono y a su casi inapreciable cantidad de grasa, hace que sea un alimento con un escaso aporte calórico.

Es buena fuente de fibra, que ofrece valor de saciedad y mejora el tránsito intestinal por la alta presencia de mucílagos. Éstos son un tipo de fibra soluble con capacidad para suavizar las mucosas del tracto gastrointestinal.

En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en beta-caroteno o provitamina A y vitamina C. Presenta cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B tales como la B1, B2, B3 y B6.

El fósforo, al igual que el magnesio, juega un papel importante en la formación de los huesos y los dientes, pero este último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

La calabaza presenta calcio y una pequeña cantidad de hierro, aunque dichos minerales apenas se asimilan en nuestro cuerpo en comparación con los procedentes de alimentos de origen animal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina