Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada si se consumen de forma ocasional y con ingredientes naturales
250 gr. de mantequilla
500 gr. de harina
levadura en polvo
250 gr. de azúcar
250 gr. de pasas de corinto remojadas en licor
170 ml. de leche
3 cucharadas de vinagre blanco
bicarbonato sódico.

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Este pastel es realmente rico y muy sencillo de elaborar, además de un perfecto acompañamiento para nuestros desayunos y meriendas.

 Así lo cocinamos

Enharina las pasas, colócalas en un cuenco con el azúcar y mezcla bien.
En otro cuenco, mezcla la harina (reserva un poco) tamizada con una cucharada de levadura.
Añade la mantequilla (reserva un poco) fría en dados y amasa ligeramente con las manos hasta conseguir una masa consistente.
Añade el azúcar con las pasas.
Mezcla en un cuenco el vinagre con la leche y añade después una cucharadita de bicarbonato. Vierte el resultado sobre la masa de harina y bate bien.
Unta un molde redondo con la mantequilla reservada y espolvorea con un poco de harina.
Vierte en el molde la masa, distribuyéndola de manera uniforme.
Introduce en el horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos.
Transcurrido ese tiempo, baja la temperatura del horno a 160ºC y cuece durante otros 25 minutos, hasta que presente un tacto firme y consistente.
Cuando esté frío, desmóldalo y decóralo con unas grosellas y unas hojas de menta.

 Trucos y Consejos

También puedes montar un poco de nata para acompañar este pastel. Le va estupendamente!

 Información Nutricional

Entre los principales ingredientes de este pastel de vinagre se encuentran el azúcar, la harina y la mantequilla. El azúcar sólo aporta energía, en concreto proporciona unas 4 calorías por gramo. En cuanto a la harina, su composición va a depender del grado de extracción, así conforme aumenta el grado de extracción, disminuye la proporción de almidón y aumenta el contenido en minerales, vitaminas y fibra. Por su parte, la mantequilla aportará una buena cantidad de grasa animal, rica en grasa saturada, por lo que se aconseja sustituirla por aceite de oliva en caso de hipercolesterolemia. Este tipo de repostería casera puede formar parte de una dieta equilibrada si se consumen de forma ocasional y con ingredientes naturales.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina