Las zanahorias son el ingrediente que destaca de la receta y el que enriquece este postre con abundantes vitaminas, entre ellas el betacaroteno o provitamina A, pigmento que les confiere el color naranja característico
500 gr. de zanahoria cruda
200 gr. de queso fundido
100 gr. de margarina
½ taza de azúcar
2 huevos
½ taza de miga de pan
½ cucharadita de esencia de vainilla.
Calorías 40 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 7 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Hoy os mostramos un delicioso pastel de zanahoria. Es sencillísimo de preparar y su color lo convierte en un plato muy atractivo.

Pastel de zanahoria

 Así lo cocinamos

Derretimos y batimos el queso fundido hasta que esté cremoso, añadimos la margarina blanda y continuamos batiendo, poco a poco y sin dejar de batir agregamos lentamente el azúcar y uno a uno los huevos.
Añadimos a la mezcla anterior la miga de pan, la vainilla y finalmente la zanahoria previamente rallada. Mezclamos muy bien todos los ingredientes.
En un molde para hornear no muy profundo y engrasado colocamos toda la mezcla asegurándonos de que quede homogéneamente distribuido dentro del mismo.
Precalentamos el horno a 250 ºC durante 30 minutos.
Introducimos en el horno y dejamos por espacio de 25 minutos, hasta que haya dorado por los lados y sin dejar que se seque demasiado.
Dejamos enfriar para desmoldar, cortamos y servimos.

 Trucos y Consejos

Es importante que dejes enfriar el pastel antes de desmoldarlo. Si no lo haces así, correrás el riesgo de que se deshaga.

 Información Nutricional

Las zanahorias son el ingrediente que destaca de la receta y el que enriquece este postre con abundantes vitaminas, entre ellas el betacaroteno o provitamina A, pigmento que les confiere el color naranja característico.
Además, las zanahorias son fuente de vitamina E, folatos, vitamina B3, y minerales diversos como el potasio, calcio, fósforo y yodo. El betacaroteno o provitamina A, tras ser absorbido en nuestro cuerpo se transforma en vitamina A o retinol, esencial para la visión, el buen estado de la piel y los tejidos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.
Es una hortaliza que admite cualquier método culinario de preparación, pero es conveniente no cocinarla demasiado para que su sabor y valor nutritivo no se vean afectados.
El queso fundido rico en grasas saturadas así como los huevos, el azúcar y el pan aumentan espectacularmente el valor calórico de este dulce plato.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina