Podemos decorar los pastelitos con un poco de azúcar glas por encima, acompañarlos con un poco de helado o unos higos y otras frutas frescas.
175 gr. de harina
10 gr. de levadura en polvo
175 gr. de mantequilla
175. gr. de azúcar
175 gr. de almendras molidas
3 huevos y ½ docena de higos.
Calorías 63 kcal / 100gr
Proteína 1.3 gr / 100gr
Grasa 0.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 12.9 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Postre.

El verano puede ser buena época para hacer este postre, puesto que es temporada de higos. Aprovecha la ocasión y prueba estos dulces pastelitos. Seguro que te gustan.

Pastelitos de almendra con higos

 Así lo cocinamos

Batimos los huevos hasta que estén bien espumosos. Añadimos la mantequilla derretida, el azúcar y las almendras molidas. Incorporamos también la harina tamizada y mezclada con la levadura y batimos bien todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea.

Por otra parte, pelamos los higos y los partimos en cuartos.

Repartimos la mezcla anterior en moldes de magdalenas u otros moldes individuales, por ejemplo, de silicona. En cada uno de ellos ponemos un trocito de higo encima de la masa, presionando levemente.

En el horno precalentado a 180º, cocinamos los pastelitos hasta que estén dorados. Los sacamos y los dejamos enfriar antes de desmoldar.

 Trucos y Consejos

Podemos decorar los pastelitos con un poco de azúcar glas por encima, acompañarlos con un poco de helado o unos higos y otras frutas frescas.

 Información Nutricional

Nos encontramos ante un postre altamente calórico ya que, a ingredientes como el azúcar o la harina, muy energéticos, se suma en esta ocasión una fruta como el higo, rica en calorías. Éstos, además, contienen mucha fibra.

Las almendras, por su parte, son altamente recomendables por su gran aporte proteico y por la saludable composición de sus grasas, cuya gran mayoría son insaturadas, las más convenientes para mantener controlada la tasa de colesterol.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina