Añade el zumo de medio limón al coulis de fresa para darle un sabor más intenso.
4 yogures naturales
500 ml. de nata para montar
3 cucharadas de azúcar y 2 cucharadas de gelatina en polvo.
Calorías 64 kcal / 100gr
Proteína 3.9 gr / 100gr
Grasa 2.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 5.5 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

Hoy os proponemos un postre suave y muy dulce a base de yogur y fresas. Ideal para terminar una comida con un toque especial.

 Así lo cocinamos

Para elaborar los pastelitos, mezclamos la gelatina con un poco de agua fría.

Por otra parte, batimos los yogures para que queden cremosos. Batimos también la nata con el azúcar hasta que esté bien montada y vamos añadiendo los yogures poco a poco.

Calentamos la gelatina con el agua hasta que quede líquida y retiramos del fuego. Añadimos una cucharadita de la mezcla de yogur y nata a la gelatina y mezclamos bien. Volvemos a añadir otra cucharadita de yogur, para conseguir que la gelatina se vaya enfriando. Cuando esté a temperatura ambiente la mezclamos con el resto de la crema de yogur y nata y removemos bien.

Repartimos esta mezcla en moldes individuales y dejamos enfriar en la nevera para que solidifique.

Mientras tanto, hacemos el coulis de fresa. Para ello, calentamos el agua con el azúcar durante unos 10 minutos, removiendo hasta que el azúcar quede bien diluido.

Lavamos bien las fresas, las troceamos, le añadimos el almíbar, dejamos reposar unos minutos y lo batimos todo. Pasamos este batido por un colador para eliminar las pepitas de las fresas y dejamos enfriar en la nevera.

Desmoldamos los pastelitos y los decoramos con el coulis de fresa.

 Trucos y Consejos

Añade el zumo de medio limón al coulis de fresa para darle un sabor más intenso.

 Información Nutricional

El yogur es un alimento apropiado para todas las edades por su valor nutricional. Entre sus principales virtudes destaca su efecto beneficioso sobre nuestra flora intestinal. Este producto une a las cualidades nutritivas de la leche y las del queso, con la ventaja de que sus proteínas son más fáciles de digerir que las de la leche.

En esta receta, el valor calórico se ve incrementado al utilizar nata y azúcar en su elaboración.

Por su parte, las fresas aportan a este postre vitamina C y sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas para el organismo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina