Estas patatas son una estupenda guarnición para carnes y pescados, que pueden ir precedidos por una buena ensalada y con una fruta de postre, obteniendo así una comida muy equilibrada
1 kg. de patatas
1 cebolla roja
2 dientes de ajo
una ramita de peejil
vinagre
sal y aceite de oliva virgen.
Calorías 335 kcal / 100gr
Proteína 0 gr / 100gr
Grasa 0 gr / 100gr
Hidratos de carbono 83 gr / 100gr
Índice glucémico 95

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Las patatas a lo pobre están tan ricas que el nombre que llevan a cuestas no les hace justicia. Solas están exquisitas, pero si quieres un plato redondo fríe un huevo y estréllalo sobre ellas.

Patatas a lo pobre

 Así lo cocinamos

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas no demasiado delgadas (como para tortilla de patata). Las salamos y freímos en una sartén o perol con aceite de oliva, subiendo la temperatura en el último momento para que queden ligeramente doradas y adheridas entre sí.
A mitad de la cocción de las patatas añadimos la cebolla cortada en juliana.
Justo antes de retirar las patatas del fuego, eliminamos la mayoría del aceite y añadimos un majado elaborado con el ajo, el perejil y un chorrito de vinagre. Remueve con delicadeza para evitar que se nos rompan demasiado y sirve bien caliente.

 Trucos y Consejos

Existen muchas variantes de este plato. Hay quien le añade pimiento verde y pimiento rojo, e incluso hay otros que revuelven en ellas un par de huevos.

 Información Nutricional

La patata es uno de los alimentos básicos de la dieta mediterránea, y constituye un importante ingrediente de reserva energética.
Este tubérculo está compuesto por una gran cantidad de hidratos de carbono complejos en forma de almidón. También contiene otros nutrientes como la fibra, vitaminas C, B1 y B2, y potasio.
La técnica culinaria empleada para elaborar estas patatas a lo pobre ha sido la fritura, lo cual va a hacer que el valor calórico de la receta se vea incrementado notablemente, pues las patatas van a absorber aceite durante el cocinado. Por ello, este plato no está indicado para aquellas personas que estén siguiendo dietas de control de peso o grasas.
Estas patatas son una estupenda guarnición para carnes y pescados, que pueden ir precedidos por una buena ensalada y con una fruta de postre, obteniendo así una comida muy equilibrada.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina