Las patatas aportan hidratos de carbono complejos en forma de almidón
500 gr. patatas medianas
200 gr. de cebolla
1 litro de bechamel
aceite de oliva
sal y queso parmesano rallado.
Calorías 77 kcal / 100gr
Proteína 1.7 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 16 gr / 100gr
Índice glucémico 65

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Lo primero que haremos será cortar las patatas en rodajas de medio centímetro de grosor, aunque también podemos presentar esta receta con las patatas cortadas en trozos grandes o, sin son pequeñas, enteras.

Patatas al gratén

 Así lo cocinamos

Freímos las patatas en abundante aceite de oliva y, cuando comiencen a tomar color, las retiramos, las escurrimos y reservamos.
Elaboramos la bechamel: Pochamos la cebolla cortada finamente en una cazuela con aceite de oliva y mantequilla. Cuando esté transparente la cebolla, incorporamos 80 gr. de harina y un litro de leche. Cocinamos a fuego lento y sin parar de remover, hasta obtener una salsa suave y sin grumos.
Disponemos las en una fuente apta para hornos y salseamos con la bechamel. Por último, espolvoreamos con el queso parmesano.
Introducimos en el horno y gratinamos hasta que quede bien dorado.

 Trucos y Consejos

La salsa bechamel debe quedarnos bien ligera. Esto es importante porque, una vez la introduzcamos en el horno, ésta espesará y el conjunto de la receta nos quedará demasiado seco.
Pueden añadirse también unos taquitos de bacon ahumado antes de introducir en el horno, le darán un toque de contraste a la receta.

 Información Nutricional

Las patatas aportan hidratos de carbono complejos en forma de almidón.
Éstas son un alimento que generalmente sirven como acompañamiento de diferentes platos. Sin embargo, en esta receta la patata es el principal ingrediente.
El queso, por ser una de las mejores fuentes de calcio, contribuye a mantener los huesos en buen estado.
Por otra parte, la bechamel, elaborada con harina, mantequilla o margarina y aceite de oliva, enriquece este plato, desde el punto de vista nutricional, en energía procedente de hidratos de carbono complejos y grasas respectivamente.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina