En este plato, la patata se ha rebozado y cocinado en salsa, por lo que el contenido graso y calórico de la receta se va a ver incrementado.
4 patatas medianas
harina
2 huevos
2 dientes de ajo
16 chirlas
½ vaso de vino blanco seco
una lata pequeña de guisantes en conserva
una ramita de perejil
aceite de oliva
1 huevo cocido y sal.
Calorías 77 kcal / 100gr
Proteína 1.7 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 16 gr / 100gr
Índice glucémico 65

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La patata, que siempre ha permanecido en un segundo plano como guarnición de carnes y pescados, cobra en esta receta todo su protagonismo.
Este es un buen ejemplo de cómo obtener un plato elegante y nutritivo con muy pocos y baratos ingredientes.

Patatas rebozadas en salsa verde con chirlas

 Así lo cocinamos

Lo primero que debes hacer es abrir las almejas al vapor. Para ello, colócalas en una sartén o cazuela con un poco de agua y tápalas para que se abran. En cuanto tengas todas las chirlas abiertas, resérvalas y cuela el jugo que ha quedado en la sartén. Resérvalo también.
Para las patatas rebozadas: Cuécelas (con piel) en un cazo con abundante agua fría. Una vez tiernas, escúrrelas y resérvalas hasta que se enfríen. Ya frías las patatas, pélalas y córtalas en rodajas de medio centímetro de grosor. Ahora sazónalas, pásalas por harina y huevo (en ese mismo orden) y fríelas en abundante aceite de oliva caliente. Cuando hayan alcanzado un color dorado, deposítalas sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite de oliva.
Pica los dientes de ajo y sofríelos en una cazuela de barro o de acero inoxidable con un poco de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorarse, añade una cucharada sopera de harina y rehoga el conjunto. Vierte ahora el vino blanco y el jugo de las almejas que tenías reservado. Sumerge las patatas rebozadas y los guisantes escurridos en esta salsa. Deja que se cocine el conjunto a fuego suave durante 5 minutos para que la patata se impregne bien de todos los sabores. Justo antes de apagar el fuego, introduce en la cazuela las chirlas y espolvorea con un buen puñado de perejil picado y huevo duro rallado.
Servir caliente.

 Trucos y Consejos

Si quieres enriquecer un poco más esta receta, añade unas puntas de espárragos blancos a la cazuela. Éstos, además, van a aportar mucha jugosidad al plato.

 Información Nutricional

Esta es una deliciosa manera de degustar la patata y de darle más protagonismo, ya que en casi todas las recetas este tubérculo aparece como guarnición.
El nutriente que destaca en la composición de la patata son los hidratos de carbono complejos (almidón).
En este plato, la patata se ha rebozado y cocinado en salsa, por lo que el contenido graso y calórico de la receta se va a ver incrementado.
Las patatas se presentan acompañadas de guisantes y almejas. Los primeros destacan por su alto contenido en hidratos de carbono, fibra y proteínas vegetales. Las almejas, al igual que el resto de mariscos, poseen un contenido calórico muy bajo. Además, son ricas en proteínas de alto valor biológico y no contienen apenas grasa.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina