Para hacer el relleno, podemos emplear otros ingredientes, sustituyendo, por ejemplo, la carne por pescado.
1 kg. de patatas
150 grs. de champiñones
¼ kg. de carne picada
2 huevos
1 tomate
1 cebolla
pan rallado
pimienta
aceite de oliva
agua y sal
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 2.5 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 18 gr / 100gr
Índice glucémico 95

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Con sencillos ingredientes y esta asequible receta, podrás degustar un plato exquisito.

Patatas rellenas

 Así lo cocinamos

Cocemos las patatas con su piel. Cuando estén tiernas las pelamos y las machacamos hasta hacerlas puré.

En una sartén con aceite de oliva ponemos a freír la cebolla bien picada. Cuando poche agregamos el tomate rallado. Dejamos que se haga el sofrito e incorporamos la carne y los champiñones muy picados. Salpimentamos y rehogamos todo durante cinco minutos. Reservamos.

Hacemos bolas con el puré de patata que vamos rellenando con el sofrito.

Pasamos las bolas rellenas por huevo batido y pan rallado. Vamos friendo las patatas en una sartén con abundante aceite de oliva muy caliente, hasta que doren. Servimos inmediatamente.

 Trucos y Consejos

Para hacer el relleno, podemos emplear otros ingredientes, sustituyendo, por ejemplo, la carne por pescado.

 Información Nutricional

Las patatas posee un valor energético bajo, ya que sólo aportan 80 calorías cada 100 gr. Sin embargo, sus propiedades alimenticias pueden duplicarse o triplicarse según sea la forma de cocinarlas, ya que tienen la capacidad de absorber mucha cantidad de grasa. Por ello, lo ideal y más recomendado es comerlas habiéndolas preparado por hervor, asadas al horno, a la parrilla, en la barbacoa o al vapor.

La patata contiene un alto porcentaje de agua (75%) y una cantidad de hidratos de carbono complejos de entre el 16 y el 20%, como almidón.

Posee, sin embargo, escasa cantidad proteica (2,5%), pero es importante saber que esa proteína se encuentra concentrada en la zona externa, justo bajo la piel. Por eso cuando se consumen asadas con la piel (bien lavadas previamente), su valor nutritivo es más alto. La fibra se presenta en forma de celulosa.

Constituye un alimento rico en potasio, hace aporte de flúor y bajo en sodio. También es rica en vitamina C y B6, aunque éstas se pierden durante el almacenamiento y la cocción.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina