Saltea unos ajos tiernos y unas mazorquitas de maíz y sírvelas como acompañamiento con las pechugas.
2 pechugas de pato
1 cebolleta
250 ml. de caldo de carne
100 gr. de miel
½ vaso de Oporto
aceite de oliva
sal y pimienta.
Calorías 123 kcal / 100gr
Proteína 19.9 gr / 100gr
Grasa 4.3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Prepara esta jugosa pechuga de pato con un toque dulce de miel siguiendo esta sencilla receta.

Pechuga de pato con miel

 Así lo cocinamos

Salpimentamos las pechugas y las marcamos en una cazuela con un poco de aceite de oliva, de forma que queden doradas por fuera y hechas, pero rosadas, por dentro. Retiramos y reservamos.

En la misma cazuela pochamos la cebolleta picada y sazonada. Cuando esté transparente, añadimos el cando de carne, el vino y la miel. Removemos y dejamos hervir durante 5 minutos.

Cortamos las pechugas en rodajas finas y las metemos en la salsa para darle un último golpe de calor antes de servir.

 Trucos y Consejos

Saltea unos ajos tiernos y unas mazorquitas de maíz y sírvelas como acompañamiento con las pechugas.

 Información Nutricional

El pato es una de las aves más calóricas si se come con piel, porque en ella se acumula gran cantidad de grasa. Sin embargo, la pechuga o magret, al no consumirse con piel, aporta las mismas grasas que las carnes magras.

La carne de pato destaca por su contenido de proteínas de buena calidad y su aporte vitamínico (tiamina, riboflavina, niacina y vitamina B12). En cuanto a minerales, esta carne supone una buena fuente de hierro de fácil absorción, fósforo y cinc.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina