Si quieres un bocado con más contraste añade a los pimientos una cucharada de azúcar y unas pasas. Quedará exquisito.
1 pechuga de pollo fileteada
1 pimiento verde y otro rojo
1/2 cebolla
harina
pan rallado
queso parmesano rallado
1 huevo
aceite de oliva
vinagre balsámico
albahaca en polvo y sal.
Calorías 113 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 3.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Esta original receta es perfecta para aquellos que disfruten con los sabores diferentes.

Pechuga de pollo al vinagre balsámico

 Así lo cocinamos

Cortamos los pimientos y las cebollas en tiras. En una sartén con aceite de oliva los sofreímos. Salamos al gusto y añadimos media tacita de vinagre balsámico. Dejamos que se empapen bien. Espolvoreamos la albahaca.
Ahora, mezclamos el pan rallado con el queso parmesano. Pasamos los filetes, previamente salados, por la harina, por el huevo batido, y finalmente por el pan rallado. Sofreímoslos filetes por una sartén con una pizca de aceite y dejamos que se dore por ambos lados.
Escurrimos los pimientos y los servimos acompañando a los filetes. Agregamos un par de cucharadas de agua a la sartén en la que hemos frito los pimientos. Mezclamos bien con los restos del sofrito y del vinagre y aliñamos los filetes y los pimientos con ello.

 Trucos y Consejos

Si quieres un bocado con más contraste añade a los pimientos una cucharada de azúcar y unas pasas. Quedará exquisito.

 

 Información Nutricional

El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.
Los pimientos rojos, por su parte, son hortalizas en las que destaca la presencia de vitamina C, si bien el cocinado merma el contenido de este nutriente. En su composición abundan minerales como el potasio y el magnesio, nutrientes saludables para nervios y músculos, entre ellos el músculo del corazón. También son ricos en licopeno, el pigmento que les da el color rojo tan particular, y al cual se le atribuyen propiedades antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina