El ingrediente protagonista de esta receta es la pierna de cordero, cuya carne destaca por su fácil digestibilidad
Una pierna de cordero lechal
300 gr. de setas de cardo
4 patatas
aceite de oliva y sal.
Calorías 178 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 11.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

No hay nada que resulte tan sencillo de hacer y que sea tan exquisito como una pierna de cordero al horno. Su piel crujiente y la jugosidad de la carne en su interior hacen de esta pierna de cordero un bocado sublime…

 Así lo cocinamos

Retira (si tiene) el exceso de grasa de la pierna y embadúrnala con aceite. A continuación, sala la carne por toda su superficie e introduce en el horno precalentado a 210º C. Deja asar durante unos 15-20 minutos dándole un par de veces la vuelta para que haga costra.  Después, reduce a 180-190º C para que se cueza en su interior durante 1 hora aproximadamente. Salsea la pierna de vez en cuando con sus propios jugos para que quede bien tierna y jugosa.
Mientras se termina de cocinar la pierna de cordero, prepara la guarnición. Las patatas las pelaremos y cortaremos en rodajas más o menos gruesas para luego freírlas en abundante aceite de oliva, primero a fuego suave y luego a fuego fuerte para que queden bien doradas. Las setas las cocinaremos con unas gotas de aceite de oliva hasta que queden bien doradas por ambos lados. Si quieres, puedes saltearlas con un poco de ajo picado.
Una vez esté bien tierna la pierna, emplátala y acompáñala con sus jugos, las patatas panaderas y las setas a la plancha.

 Trucos y Consejos

Si quieres darle un toque diferente, embadurna la pierna con una mezcla de especias. Puedes usar pimentón, pimienta negra, comino, orégano, perejil, mostaza en grano…

 Información Nutricional

El ingrediente protagonista de esta receta es la pierna de cordero, cuya carne destaca por su fácil digestibilidad. Posee, además, menos grasas que las demás, pero su contenido en proteínas es similar. Precisamente por tratarse de animales jóvenes, los corderos proporcionan carne de elevada jugosidad. Al aumentar la edad del animal, la carne es cada vez más seca. La carne de cordero es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Bastan 100 gr. de carne magra de cordero para satisfacer la mitad de las necesidades proteicas de un día. Esos 100 gr. contendrían 200
El asado es una técnica que no precisa un empleo de grasa excesivo, por lo que si vigilamos la cantidad de aceite utilizada, se puede conseguir un plato de moderado aporte energético.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina