La vitamina C del pimiento y el tomate aumenta la absorción del hierro de los alimentos
8 pimientos del piquillo
una morcilla de Burgos
miga de pan del día
leche templada
¼ litro de tomate en salsa
unas gotas de tabasco
4 pimientos verde fritos
8 rebanadas de pan tostado.
Calorías 419 kcal / 100gr
Proteína 4.3 gr / 100gr
Grasa 42.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 4.9 gr / 100gr

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Este original aperitivo nos da la oportunidad de degustar uno de los embutidos más tradicionales de la gastronomía española: la morcilla de Burgos.

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos

 Así lo cocinamos

Desmigamos una morcilla de arroz y mezclamos con miga de pan remojada con leche hasta formar una masa.
Ponemos a punto de sal la mezcla de morcilla.
Rellenamos los pimientos del piquillo dejamos asar durante 10 minutos en el horno a 200º.
Colocamos los pimientos rellenos y asados encima de una rebanada de pan tostado y se cubren con salsa de tomate casera con un poco de tabasco y unas tiras de pimiento verde frito.

 

 Trucos y Consejos

No escatimes con la calidad de los pimientos del piquillo. Emplea los de Lodosa, son los mejores.

 Información Nutricional

En la elaboración de este rico aperitivo intervienen ingredientes como el arroz, fuente de hidratos de carbono, grasas de origen animal que lo enriquecen en ácidos grasos saturados y sangre, que hacen de este alimento una importante fuente de hierro que puede ser interesante en caso de anemia. El contenido energético de la morcilla debe tenerse en cuenta si hay que vigilar las calorías de la dieta, así como en caso de hipertensión, ya que muestra un contenido en sodio elevado. Los pimientos, el tabasco y la grasa de la morcilla pueden ocasionar molestias en las personas que tienen el estómago delicado, por lo que conviene evitar el consumo de este plato. La leche contribuye a mantener la salud de los huesos por su contenido en calcio ejerciendo un papel protector frente a la osteoporosis. Gracias a la salsa de tomate, rica en sustancias antioxidantes como el licopeno, disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades entre ellas las degenerativas y algún tipo de cáncer. La vitamina C del pimiento y el tomate aumenta la absorción del hierro de los alimentos, en este caso de la morcilla, y ayuda a prevenir infecciones, ya que estimula el sistema de defensas del organismo.

Datos nutricionales de la morcilla de Burgos:

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina