La pizza es un plato muy consumido, sobre todo entre los más jóvenes y resulta muy energético y nutritivo, aún más si su elaboración es casera
150 gramos de harina
1 decilitro de agua templada
1 cucharada de aceite de oliva virgen
10 gramos de levadura de panadería
una pizca de sal
6 cucharadas de tomate triturado
150 gr. de mozzarrella
50 gr. de aceitunas negras deshuesadas
4 alcachofas
1 cebolleta
alcaparras.
Calorías 44 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Por regla general, las pizzas suelen relacionarse con platos que poseen un alto contenido calórico. Sin embargo, las pizzas caseras, como esta que os presentamos hoy, al estar elaboradas con ingredientes más saludables que las precocinadas, pueden mejorar las propiedades nutricionales de este plato tan popular.

 Así lo cocinamos

Elaboramos la masa de pizza. Para ello en primer lugar, mezclamos la sal con la harina, y por otra parte, disolvemos la levadura en el agua templada con las dos cucharadas de aceite de oliva virgen.
En un recipiente tipo ensaladera o en un bol grande, añadimos la harina y poco a poco el agua templada hasta formar una masa consistente y elástica que no se pegue.
Una vez formada la masa, le damos forma de bola y la dejamos reposar tapada con un trapo húmedo hasta que duplique su tamaño.
Amasamos de nuevo la bola y la vamos extendiendo poco a poco dándole forma de plato grande de aproximadamente un centímetro de grosor.
La colocamos sobre una base metálica untada de aceite para que no se pegue y la horneamos durante 10 minutos a 200ºC.
Una vez cocinada ligeramente la masa de pizza, la sacamos del horno.
Colocamos una base de tomate triturado sobre la pizza y, sobre éste, la mozzarella desmigada.
Coloca ahora sobre la pizza la cebolleta cortada en juliana y las alcachofas, las cuales habremos limpiado previamente y cocido en agua con sal.
Agrega unas aceitunas negras y unas alcaparras.
Para terminar, rocía con unas gotas de aceite de oliva y espolvorea con orégano.
Vuelve a introducir en el horno precalentado a 200ºC hasta que quede dorada.

 Trucos y Consejos

También puedes usar alcachofas en conserva.

 Información Nutricional

La pizza es un plato muy consumido, sobre todo entre los más jóvenes y resulta muy energético y nutritivo, aún más si su elaboración es casera. La masa de la pizza es rica en hidratos de carbono que se combinan con las vitaminas y minerales de los vegetales. Aunque la mayoría de los ingredientes que se añaden a esta receta son poco calóricos, hay que tener presente que la base de la pizza y el queso aportan gran cantidad de calorías.
La alcachofa es un vegetal que destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal. Además de minerales como el potasio y el fósforo, y vitaminas B1 y B3, las alcachofas son ricas en sustancias que estimulan la función de la vesícula biliar, mejorando la digestión y evitando la síntesis endógena de colesterol.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina