Los pimientos rojos son hortalizas en las que destaca la presencia de vitamina C, si bien el cocinado merma el contenido de este nutriente
400 gr. de harina
25 gr. de levadura fresca
1 vaso grande de agua tibia
1 cucharada de azúcar
1 vasito de aceite de oliva
una pizca de sal
300 gr. de queso mozzarella
6 cucharadas de tomate triturado
2 pimientos rojos
6 champiñones grandes
unas aceitunas verdes sin hueso
1 cebolla
orégano.
Calorías 31 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.8 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Pastas y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Hoy cerramos nuestro recetario con una deliciosa pizza casera de pimientos asados y champiñones. Esperamos que os guste!

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será poner los pimientos en una bandeja refractaria. Rocíalos con aceite de oliva y sal e introdúcelos en el horno precalentado a 180ºC hasta que estén bien asados (una media hora). Una vez asados, déjalos enfriar, pélalos y córtalos en tiras gruesas.
Dispón en un bol grande la harina con el azúcar y la sal. Haz un hueco en el centro y coloca en éste la levadura disuelta en el agua tibia junto con el aceite de oliva. Trabaja bien con las manos hasta obtener una masa suave y elástica. Tapa el bol con la masa y deja reposar en un lugar cálido durante un mínimo de dos horas.
Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, divide ésta en cuatro bolas. Estira cada una de ellas, dándole una forma circular.
Unta la base de pizza con tomate triturado. Ahora dispón la mozzarella desmenuzada y, sobre ésta, las tiras de pimiento asado y unos aros de cebolla. Por último, añade los champiñones laminados y unas aceitunas verdes. Espolvorea con orégano y rocía con unas gotas de aceite de oliva.
Calienta el horno a 200ºC y hornea la pizza hasta que quede bien dorada.

 Trucos y Consejos

Para facilitar la labor de pelar los pimientos asados, tápalos con papel de aluminio justo después de sacarlos del horno.

 Información Nutricional

Las pizzas son unos platos que tienen una gran aceptación, sobre todo dentro del público infantil.
Por regla general, las pizzas suelen relacionarse con platos que poseen un alto contenido calórico. Sin embargo, las pizzas caseras, al estar elaboradas con ingredientes más saludables que las precocinadas, pueden mejorar las propiedades nutricionales de este plato tan popular.
La base de la pizza se compone básicamente de harina, la cual nos va a aportar una buena cantidad de hidratos de carbono complejos. En cuanto al queso y al tomate, enriquecerán el plato con proteínas, vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes.
Los pimientos rojos son hortalizas en las que destaca la presencia de vitamina C, si bien el cocinado merma el contenido de este nutriente. En su composición abundan minerales como el potasio y el magnesio, nutrientes saludables para nervios y músculos, entre ellos el músculo del corazón. También son ricos en licopeno, el pigmento que les da el color rojo tan particular, y al cual se le atribuyen propiedades antioxidantes.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina