El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel
4 filetes de pechuga de pollo, 1 limón, una ramita de perejil, 2 dientes de ajo y sal. Para la salsa romesco: 3 ñoras, 1 cabeza pequeña de ajos, 2 tomates medianos maduros, un trozo de guindilla, 10 almendras tostadas, 1 rebanada de pan frito, 6 cucharadas de aceite, 2 cucharadas de vinagre, sal y pimienta.
Calorías 113 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 3.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

La salsa romesco o romescu es típica de Cataluña, concretamente de Tarragona. De sabor ligeramente picante, esta salsa es ideal para acompañar carnes, verduras y pescados.

 Así lo cocinamos

La salsa romesco: La noche anterior, deja las ñoras remojadas en agua.
Unta una fuente de horno con aceite de oliva y asa los tomates y la cabeza de ajo.
Escurre y pela las ñoras. Extrae la pulpa de éstas con la ayuda de un cuchillo y májalas en un mortero junto con los tomates asados, la guindilla, el pan frito, las almendras tostadas y los ajos también pelados. Una vez esté bien majado el conjunto, añade el aceite y el vinagre poco a poco, como si de una mayonesa se tratara.
Salpimentamos y dejamos reposar unas 2 ó 3 horas para que se macere bien.

Aliña los filetes de pechuga con un chorreón de zumo de limón, sal, ajo y perejil picados. Ahora cocínalos a fuego vivo en una sartén antiadherente o plancha hasta que queden dorados por fuera y jugosos en su interior.

Servir al momento acompañado de a salsa romesco y unas verduras cocinadas en la parrilla (cebolletas, calabacín, tomate, etc.)

 Trucos y Consejos

La salsa romesco es estupenda también para acompañar pescados al horno.

 Información Nutricional

El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.
La salsa romesco está elaborada mayoritariamente por hortalizas, por lo que desde el punto de vista nutricional, va a constituir una guarnición rica en diferentes vitaminas y minerales, así como en fibra y distintas sustancias con acción antioxidante. Al completar la salsa con pan frito y frutos secos, se consigue además de darle cuerpo y consistencia, que ésta se enriquezca en cuanto a su contenido en hidratos de carbono y grasas insaturadas, capaces estas últimas de disminuir los niveles de colesterol en sangre.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina